REGALAN APLAUSOS A LOS GÓTICOS ADDAMS

La comedia musical “La familia

En el hogar del musical “La familia Addams”, lo sensato podría ser alocado, la felicidad podría ser tristeza y el sufrimiento, una alegría.
En esta pieza teatral que ha estado exhibiéndose durante estas últimas semanas en la nueva sala Studio Theater, ubicada en Acrópolis Center, se recrea el tema de la gran angustia que pueden tener los padres cuando sus pequeños están creciendo, lo que lleva algunos convertirse en sobreprotectores, como en la trama de la historia con “Homero” y “Morticia” y su hija.
Con un ambiente recreado para transportar a los espectadores a la época de los 90, cuando se realizó el lanzamiento de la serie original que ha tenido un éxito internacional, se apagaron las luces para iniciar la homónima obra musical “aplatanada” que es producida por José Rafael Reyes Gómez y dirigido por Joyce Roy, pieza que continuará este próximo fin de semana.
Quienes han seguido o conocen sobre este relato gótico de terror y comedia saben que a pesar de tener mensajes oscuros, englobar sarcasmos y frases muy irónicas, logran enamorar a la gente. Ver en carne y hueso en las tablas a estos personajes es muy llamativo e interesante.
La orquesta dirigida por Hari Solano, realiza en vivo la apertura con la partitura original de la obra, manteniendo activo al público durante dos horas y treinta minutos en conjunto con el reparto en un escenario bien elaborado.
Los protagonistas Lumy Lizardo, quien encarna a “Morticia” y Vladimir Rodríguez en la piel de “Homero”, llegan a las tablas junto a los demás del elenco para su interpretación con exóticos vestuarios que han sido elogiados en las redes sociales y en vivo por el parentesco que logran crear con “aquellos afamados locos” en la elaboración del maquillaje.
Sin duda alguna, Vladimir y Lumy no tienen fisuras como principales.
Carolina Jiménez, Renato González, Laura Leclerc, Alejandro Espino, Jorge Rodríguez, Jared Gómez, Alejandro Guerrero y Claudia González dan vida a cada uno de los integrantes que forman el árbol familiar de los Addams
La obra, que cuenta con un primer y segundo acto, tiene un intermedio de quince minutos.
En su primera función el reparto muestra sus dotes en el canto y la actuación, en especial Carolina Jiménez, que se convierte en la hija de Homero en las tablas, “Merlina”; Jared Gómez, en el cuerpo de “Tomas Robinson”, prometido de Merlina; Renato González vestido de su hermano “Pericles” y Claudia González, madre del enamorado…
En cada interpretación, el público les regaló merecidos aplausos por haberlos deleitado con sus dulces y melódicas voces. Durante las escenas, doce ancestros adornan la sala en cada presentación y se combinan para ayudar a mantener la vibra, logrando que no se torne aburrida la sala.
En el segundo acto, Ana Silvia Javier, quien hizo el papel de “ancestro Can Can”, ofreció al público su talento en la danza.
Esta familia nos lleva mensajes con calidad y crea un momento íntimo con los presentes. El amor, el perdón, el desamor, la mentira y la unión son algunos de esos temas planteados en esta representación artística para todo público en la que tratan de demostrar que la palabra “normal” no existe en las familias, pues cada una cuenta con su locura.
Antes de entrar a observar la función los productores y directores dan la bienvenida a los asistentes y, al finalizar, el reparto que conforma esta pieza teatral baja de las tablas a tomarse fotografías y compartir un poco con el público. Llevar esa línea ha sido una idea bien recibida por la gente.
“Me encanta poder compartir directamente con el elenco. A veces vas al teatro y tienes deseos de tomarte fotografías para tener un bonito recuerdo o simplemente felicitar al actor o la actriz que te ha marcado con su personaje, pero no siempre es posible; en ocasiones no salen de los camerinos. Me gusta esta forma de contacto y espero que otras salas de teatro puedan imitar ese estilo”, indicó Mary Carmen, una de las asistentes a la comedia musical el pasado viernes por la noche.