Régimen fiscal e informalidad

Durante este año, que agota ya sus últimos días, el Gobierno intensificó los esfuerzos y amplió las facilidades para la formalización de empresas, como parte de la política de impulso a las mipyme. Sin embargo, un informe reciente del Banco Mundial indica que en 2017 la informalidad de la economía aumentó 1.2%, al pasar de 57.4% en 2016 a 58.6% en el presente año. Queda claro que, independientemente de las causas del aumento, el resultado fue opuesto a la aspiración oficial de aumentar la proporción de formalidad de la economía y mejorar la captación de tributos y la protección social de los trabajadores.
La informalidad económica ha crecido justo en momentos en que el Gobierno procura aumentar los ingresos por tributos, pero sin negociar un pacto fiscal de amplio alcance, sin efectuar reformas pertinentes en el régimen fiscal, y manteniendo exoneraciones de impuestos que no tienen justificación alguna y que son en realidad privilegios irritantes, mientras se penaliza excesivamente renglones como los combustibles, por citar solo un caso.
Tal vez la tendencia a la informalidad esté aconsejando que se procure el necesario pacto fiscal, se emprendan las reformas que necesita el régimen tributario y que el Gobierno proceda a desmontar exenciones innecesarias. Son necesidades inaplazables de la economía nacional.

Soluciones para el tránsito

La terminación de la segunda línea del Metro y el Teleférico y la ampliación del corredor 27 de Febrero han sido anunciadas por el Gobierno como parte de la solución al problema mortificante y costoso del tránsito en Santo Domingo, que se emprenderá en el 2018. Cualquier cantidad que se invierta para resolver este problema resultará pequeña en comparación con las pérdidas de dinero y tiempo, así como las molestias que causa el congestionamiento vial tanto a los ciudadanos como a las empresas.
Sin embargo, hay una parte importante entre las causas del problema que requiere atención especial, intensiva y enérgica. Hay que trabajar para modificar las actitudes de los conductores hasta lograr que aprendan a respetar las reglas de manejo y depongan la agresividad. Manos a la obra con las soluciones, sin olvidar este último detalle.