REPORTAJE
Policía Comunitaria exige cambio de mentalidad  PN y ciudadanos

Por MINERVA ISA Y ELADIO PICHARDO
18 junio, 2009 11:55 pm Sé el primero en comentar
http://hoy.com.do/image/article/426/460x390/0/DB6F20B6-5D15-4B5F-A4F1-FE39ACC4F0B8.jpeg

Miles cayeron. Víctimas y victimarios, civiles y policías, ancianas, niños y jóvenes asesinados con saña, vidas  arrebatadas por la delincuencia en la década perdida para la reforma policial (1999-2009), sin asomar aún señales convincentes de que el liderazgo político decida proteger a la ciudadanía reorganizando a  la Policía Nacional, sometiéndola a una reingeniería, saneándola, profesionalizándola, potenciando sus acciones.

Paralelamente, en ese tiempo perdido crecieron  factores asociados al fenómeno delincuencial, la desintegración social y migraciones, la peligrosa expansión de la pobreza y  la distancia entre ricos y pobres, sin que el liderazgo económico comprenda la urgencia de atenuar la inequidad social, sin que reaccione antes de que el crimen termine de sembrar dolor y espanto.

Reto

La reforma de la PN es un reto ineludible. Pero no hay signos de suficiente voluntad política, de que el gobierno invierta los recursos humanos, tecnológicos y financieros indispensables para materializarla. Y esto lo confirma su marginación en la escala de prioridades, el bajo presupuesto, escaso para subvenir sueldos, educación y entrenamiento, actualización científica y tecnológica, equipos y mantenimiento. Una asignación anual de RD$5,803.7 millones, en alta proporción consumida por los servicios personales.

Falta voluntad política, patente en la renuencia a desmilitarizarla y a despolitizarla, en las violaciones al escalafón desde  altas esferas de poder, en  la permanencia de un modelo  anclado en el pasado.

La reforma de la PN implica una ruptura con sus viejos moldes, crear un nuevo modelo con una visión distinta a la tradicional, cambios profundos en su  filosofía y metodología operacional,  en la estructura orgánica y  mentalidad de sus integrantes, su forma de pensar y accionar. Redefinir roles y objetivos en pos de la modernización y eficiencia.

Dominan viejos esquemas,  conductas incorporadas a la siquis policial que toma tiempo erradicar, y es que los males de la PN sedimentan en la mentalidad de quienes la conforman.

República Dominicana   precisa de  un nuevo concepto de seguridad, una respuesta cónsona con los requerimientos de la sociedad contemporánea, la creciente demanda de protección ciudadana y el nuevo ordenamiento jurídico, del Código Procesal Penal y la ley de la PN.

Urge  sustituir la seguridad basada en la represión por  la prevención del  delito con métodos disuasivos y la identificación de escenarios de potenciales conflictos. Adoptar un modelo en el que sociedad y policía, debidamente articulados, busquen soluciones a  la  criminalidad e inseguridad. Es preciso un cambio de mentalidad en ciudadanos y  policías sobre ese rol integrado que ambos deben jugar.

La ciudadanía debe integrarse al diseño y aplicación de políticas de seguridad,  a la prevención, participar en  acciones policiales para mejorar la convivencia. Tarea laboriosa, no imposible a través de la educación, tanto de  policías como de ciudadanos.

Educación

La renovación de la PN exige  un sistema integral de educación, que incluya modalidades modernas de prevención e investigación, una formación humanista que sustituya el carácter militarista de sus planes pedagógicos. Complementar el pénsum con  estudios especializados en policía comunitaria y otras. Mientras se educa, hacer un levantamiento del personal, evaluarlo. Realizar exámenes médicos, sicométricos, sicológicos,  determinando si es apto o no.

La eficiencia  estará igualmente supeditada a la integridad ética y responsabilidad profesional, siguiendo un código de ética,  una educación en valores, con énfasis en la disciplina, integridad, solidaridad, lealtad, ética y moral. Asimismo, fundamentando la reorganización en los valores institucionales: servicio, proactividad, dedicación, transparencia, apego a la ley, apoliticidad. 

Una contraparte importante será dignificar las condiciones de vida de los policías, una estabilidad social que atraiga recursos humanos  más capacitados.

Policía Comunitaria

Orientada a la sociedad, deberá ejecutar estrategias para el acercamiento, integración y cooperación de la  ciudadanía en la prevención y control de la delincuencia.  Una nueva doctrina que, según el jefe policial, mayor general Rafael Guillermo Guzmán Fermín, aplica la PN. “La reforma que realizamos es en todos los órdenes,  trabajamos en la policía de proximidad, con  sentido comunitario. No el concepto errado de recorrer los barrios repartiendo medicinas y colchones, vendiéndose como un candidato presidencial. La policía comunitaria es otra cosa, es la cercana a la sociedad,  la policía del barrio”.

Trabajamos en la recuperación de los espacios físico,  público y  social. Penetramos a barrios donde la PN no podía entrar, recuperando las calles  en manos de delincuentes para que la gente pueda rescatarlos, desarrollarse en ese espacio, sus calles, parques, áreas verdes. Cuando hay inseguridad ciudadana existe desconexión social y llegamos al individualismo, a la  falta de comunicación con su sector, perdiéndose el sentido de pertenencia.

En  prevención -dice-, no se limitan al patrullaje, interactúan con la comunidad, con  sectores en conflicto, mediando para evitar  actos de violencia. En esa reforma    estamos profundizando con tres modelos básicos de gestión, aplicando métodos de análisis, de información.  Hay un cambio de visión-agrega-,   no prima lo que nosotros querramos, es la sociedad la que nos tiene que decir qué quiere de los servicios de la PN, ese es el concepto sociocéntrico, que el centro de la decisión sea la sociedad, no la PN. Trabajamos en base a mediciones de encuestas para direccionar la acción policial.  El eje central es  capacitar a los agentes.

Comunitaria

La Policía tiene que ser comunitaria, no puede estar en Agricultura u otra Secretaría  sino en la comunidad, afirma Pedro de Jesús Candelier, ex jefe  de la PN, y agrega: El policía tiene que estar en contacto con la gente, al servicio de la comunidad. El   asignado a una cuadra debe saber quienes viven ahí, quien se mudó,  qué actividad realizan los  jóvenes   en su barrio, que sepa todo lo que se mueve en ese sector. Debe ayudar, si hay un problema sanitario, buscar solución con la Junta de Vecinos,  ir a la CAASD,  conseguir el  equipo, resolver. Ese es el policía comunitario que necesitamos, no el represor y el chantajista. Un policía capacitado para ese trabajo, que cumpla su horario.  Así se acabarán los problemas.

Depuración

Durante  el último decenio las  filas de la  PN han sido limpiadas  de agentes que incurren en conductas delictivas, en hechos graves que ameritan bajas deshonrosas. Unos  son  sometidos a la justicia ordinaria, otros sancionados por tribunales policiales. Les atribuyen homicidios, narcotráfico y sicariato, atracos, asaltos, robo de vehículos, cobro de peaje en puntos de droga, abuso sexual, torturas, un sinnúmero de violaciones a los derechos humanos.

Coroneles, capitanes, sargentos y rasos han sido acusados de pertenecer a bandas que asaltaban camiones, de torturar a jóvenes,  consumo de cocaína y marihuana, sabotear la comunicación radial interna, de “tumbar”  llamadas hechas desde la calle para informar un asalto u otro delito. Además,  de   integrar una banda que vendía motores robados y hacían transacciones de drogas en Haítí, traficar con ilegales haitianos, entre otros delitos.

La frecuencia con que se detecta la incursión de policías en actos delincuenciales cuestiona la efectividad de la profilaxis,  los criterios  para reclutar el personal y darle seguimiento.

El proceso de limpieza del personal de la PN debe ser permanente y sostenido, no limitarse  a actuar  como  reacción a la corrupción y otras inconductas. Y comenzar previo al ingreso, no cuando ya  proceda la cancelación.

Expertos recomiendan un sistema eficiente de asuntos internos para salvaguardar la ética y  moral institucional, dando seguimiento al comportamiento policial. Iniciar un patrón preventivo con normas estrictas de reclutamiento, exámenes periódicos,  capacitación  en valores éticos.   Contrarrestar la corrupción policial con mejores niveles salariales, seguridad social y oportunidades de desarrollo integral.

Sé el primero en comentar
Políticas de comentarios - ¿Cómo comentar?

hoy

Políticas de comentarios

La administración se reserva el derecho de editar o borrar cualquier mensaje posteado por los usuarios.

Los datos personales y la IP son registradas cada vez que el visitante postee un mensaje. Si tiene una queja sobre algún comentario, por favor contáctenos de inmediato.

No compartimos su información con terceras partes o compañías

Por favor, lea las reglas antes de postear:

  • • Anuncios Comerciales - No se permiten comentarios con link o anuncios comerciales. Si desea anunciarse en nuestro site contáctenos para recibir información adicional.
  • • Contenido Ofensivo - No postee contenido ofensivo o sexual. Este tipo de contenido queda terminantemente prohibido y resultará en la restricción permanente del usuario
  • • Comportamiento - Cualquier comentario ofensivo a otro usuario, en molestia o en forma de amenaza no será permitido. Si se da el caso de dicha conducta, el acceso de el usuario podrá ser restringido permanentemente.
  • • Fuera de Contexto - Deben mantener los comentarios dentro del contexto del artículo.