República Dominicana y el día internacional de ‘’La no Violencia a la Mujer’’

Hermanas Mirabal 5

Conmemorar el día de ‘’La No violencia a la Mujer‘’ es rememorar un hecho atroz como el crimen a las Hermanas Mirabal ocurrido el 25 de noviembre de 1960, bajo la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.

“Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte” fue la frase dicha por Minerva Mirabal, activista dominicana sin temor a unos de los regímenes más sangrientos de América Latina, quien respondía a principios de la década de los 60 a los que le advertían de lo que entonces parecía un secreto a voces: el régimen del presidente Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961) iba a matarla.

El 25 de noviembre de 1960, los cuerpos de las Mirabal junto al de su chofer Rufino de la Cruz, aparecieron destrozados en el fondo de un barranco, en el interior de un jeep.Las mujeres fueron ahorcadas y luego apaleadas para que, al ser lanzadas dentro del vehículo por un precipicio, se interpretara que había fallecido en un accidente automovilístico

Más de medio siglo después, la promesa de Minerva parece haberse cumplido: su muerte y la de sus hermanas en manos de la policía secreta dominicana, es considerada por muchos uno de los principales factores que llevó al fin del régimen trujillista.

En el año 1981, en el Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, las militantes en favor del derecho de la mujer proponen que se conmemore el 25 de noviembre como el día contra la violencia de género. La presencia de la delegación dominicana, hicieron la propuesta en dicho evento al mostrar los hechos cometidos en noviembre de 1960.

Minerva y María Teresa, mujeres humilladas hasta el punto de ser llevadas varias veces a la cárcel La victoria. Fueron las únicas mujeres en una prisión habitada por hombres, un lugar de tortura de dicho gobierno para aquellos que por no estar doblegados a su régimen también eran sometidos a todo tipo tortura .

Ese fatídico 25 de noviembre funcionarios de la policía secreta interceptaron el automóvil en el que se trasladaban las hermanas en una carretera en la provincia de Salcedo, en el centro norte del país.

Las Mirabal, mujeres que hicieron popular el grito de un país cansado de un gobierno brutalmente sangriento , unido al aumento de los crímenes, las torturas y las desapariciones de quienes se atrevían a oponerse al régimen de Trujillo, hizo que este asesinato marcase la historia dominicana para después de seis meses de la dolorosa muerte de estas activistas, se levantaran movimientos clandestinos para darle muerte al tirano el 30 de mayo 1961 .

Hurgando en escritos de Julia Álvarez, escritora estadounidense de origen dominicano, la clave para explicar por qué la historia de las Mirabal es tan emblemática radica en que le pusieron un rostro humano a la tragedia generada por un régimen violento que no aceptaba disidencia, y que llevaba tres décadas de asesinatos en el país.

“Esta historia cansó a los dominicanos, que dijeron: cuando nuestras hermanas, nuestras hijas, nuestras esposas, nuestras novias no están seguras, ¿de qué sirve todo esto?”, afirma Álvarez, autora de la novela El tiempo de las mariposas, basado en la historia de las hermanas Mirabal que inspiró una película del mismo nombre.

Influencia de las mariposas aun en su muerte. “Las Mirabal sacaron sus brazos de la tumba y se hicieron sentir no solo en la Republica Dominicana, sino a nivel mundial en una efeméride importante para tratar de erradicar la violencia en las mujeres.

Entre los reconocimientos hechos están una provincia con el nombre Hermanas Miralbal, un monumento en una céntrica vía de Santo Domingo y un museo en su honor que cada 25 de noviembre se convierte en lugar de peregrinaje de muchas personas. Desde 1981 la fecha de su muerte se convirtió en un día señalado en Latinoamérica para marcar la lucha de las mujeres contra la violencia, realizándose el primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe, en Bogotá (Colombia). En 1999 la ONU lo convirtió en un día internacional.

Cifras dolorosas. El emblema de las Hermanas Mirabal recuerda la situacion de violencia de género que en “Las Mirabal representa en el mundo, los silencios que por miedo a ser coartadas no se expresan , los derechos de muchas mujeres aún no se respetan y muchas no tienen acceso a la educación”.

“Un promedio de 102 mujeres son asesinadas cada año por sus compañeros sentimentales o ex parejas en República Dominicana y Latinoamérica… Entre los años 2005 y 2016 hubo 1,166 casos de feminicidios y en los primeros seis meses de 2017 se registraron más 43.Ya en noviembre asciende a unos 80 asesinatos”.

Las cifras no fueron tan diferentes en el año 2011.De hecho, la violencia de género ha llegado a ser calificada de “pandemia” en América Latina donde, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de 2013, “entre la cuarta parte y la mitad de las mujeres declaraban haber sufrido alguna vez violencia de parte de un compañero íntimo”.

Con motivo de la conmemoración de este día, el Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación de la ONU para la Promoción de la Mujer (INSTRAW, por sus siglas en inglés), cuya sede está en República Dominicana, aseguró en un informe que más del 50% de las mujeres y niñas en América Latina y el Caribe ha sufrido agresiones de alguna índole.

Según la ONU, la violencia en sus propios hogares es la principal causa de las lesiones que sufren las mujeres de entre 15 y 44 años en el mundo.

En el caso de América Latina, la investigación de Naciones Unidas determinó que entre el 30% y el 40% de las mujeres del continente ha sido víctima de algún tipo de violencia intrafamiliar. Una de cada cinco faltas al trabajo por haber sufrido una agresión física en su casa.

En Chile, el 60% de las mujeres que viven en pareja ha sufrido algún tipo de violencia, en Colombia más del 20%, en Ecuador el 60% de las que residen en barrios pobres, en Argentina el 37% y en Nicaragua el 32% de aquellas que tienen entre 16 y 49 años.

En Estados Unidos, donde una mujer es agredida cada 15 segundos, la tercera parte de las que son internadas de emergencia en los hospitales ha padecido la violencia en su hogar.

Pese a que ya ha pasado más de medio siglo desde la muerte de las hermanas Mirabal, “aún es tiempo de las mariposas”. Y hacer mención de ellas es simbolizar mundialmente la lucha de la mujer sin importar la índole o nivel de donde provenga la violencia y la discriminación .


COMENTARIOS