Republicanos acuerdan aprobar plan de reforma fiscal

Las mayorías republicanas del Senado y de la Cámara de Representantes buscan lograr consensos

Los republicanos del Congreso de Estados Unidos han llegado a un acuerdo de principio para aprobar en ambas cámaras antes de que termine el año el plan de reforma fiscal que ha impulsado el presidente, Donald Trump, y que propone notables recortes de impuestos a empresas y ciudadanos.
En declaraciones a la prensa en el Congreso, el senador republicano John Cornyn aseguró que la reforma podría ser aprobada la próxima semana en ambas cámaras.
Las mayorías republicanas del Senado y de la Cámara de Representantes ya lograron la aprobación de sus propias versiones legislativas de la reforma fiscal, por lo que los legisladores están inmersos ahora en negociaciones destinadas a “reconciliar” los dos textos, que tenían importantes diferencias.
El acuerdo permitiría bajar al 21 % el actual impuesto de sociedades que pagan las empresas, que actualmente se encuentra en un 35 %, según The New York Times, que cita fuentes legislativas. Ese recorte presupuestario, además, entraría en vigor en 2018 en vez de 2019, como proponía la versión legislativa del Senado.
En declaraciones a la prensa ayer en la Casa Blanca, Trump dijo que estaría de acuerdo en que el impuesto de sociedades sea del 21%, un cambio con respecto a la postura que ha mantenido durante las últimas semanas, cuando insistió en que no podía haber un impuesto para las empresas mayor al 20%.
“Estamos muy cerca de conseguirlo, estamos muy cerca de que se vote”, aseguró Trump, que hoy dará un discurso para hablar de su plan fiscal. Según medios locales, el acuerdo de principios entre los legisladores republicanos también permitiría a los estadounidenses deducir de su declaración impositiva hasta 10.000 dólares en impuestos estatales y locales, especialmente aquellos sobre la renta o la propiedad.
Un grupo de legisladores se está encargando de redactar la propuesta legislativa que permitiría unificar el texto de las propuestas aprobadas en el Senado y la Cámara de Representantes.
Sería la primera victoria legislativa del presidente Donald Trump.

Sin embargo, la oposición demócrata y muchos expertos estiman que la reforma mayormente beneficiará a los ricos y a las grandes corporaciones.
El presidente Trump había aplaudido el plan de reforma fiscal como un paso más hacia “el alivio masivo de impuestos para los estadounidenses”.

Entre sus “prioridades”, el mandatario destacó “la reducción de los impuestos a las empresas para que los empleadores puedan crear más trabajo, elevar los salarios, y dominar a sus competidores en todo el mundo”.

“Estos históricos recortes de impuestos -había afirmado Trump- son el combustible necesario para que nuestra economía crezca como nunca antes”.

La propuesta inicial planteaba una reducción de la tasa impositiva a las empresas desde el 35 % actual al 20 %. Con el acuerdo queda en 21%.