Réquiem para el Sueño Americano

A1

Mi favorito laureado lingüista estadounidense Noam Chomsky, matemático y eterno buscador de la verdad filosófica, ha lanzado al mercado un libro que recoge los diez principios de concentración del poder y de la riqueza, basado en su documental Réquiem para el Sueño Americano. Abre el texto con el contrastante dilema entre pobreza y democracia, si abunda el empobrecimiento entonces no puede haber un Estado verdaderamente democrático, por lo que el capitalismo demanda como primer principio el reducir al máximo la cuota de democracia.
El segundo principio para concentrar la riqueza en unas pocas manos exige moldear el marco ideológico de la población. De acuerdo al autor dicho esfuerzo comenzó en los años 70 del recién pasado siglo bajo a administración de Richard Nixon. Tercer principio: Rediseño de la economía. Para ello se incrementó el papel de la instituciones financieras, entiéndase los bancos, los inversionistas y las compañías de seguros, entre otras. Relegadas a un segundo plano quedaron la industria manufacturera y el comercio. Cuarto principio: Reoriente la distribución de la riqueza nacional; exagerada abundancia en una pequeña y poderosa élite superior, contrastando con una gran precariedad en la mayoría de los de abajo. Quinto principio: Combata la solidaridad. Vuelva a la gente indolente, que nadie se apiade del prójimo, tu desgracia no me importa, sálvese quien pueda, ley de la selva. Aliente la privatización en contra de los servicios públicos. Cero educación, ni salud oficial, ni seguro colectivo. Sexto principio: controle el ente regulador estatal mediante el soborno del Congreso y de quienes elaboran las leyes, los que las implementan y aquellos llamados a juzgar las violaciones. Séptimo principio: diseñe y controle el sistema electoral. Fabrique y manipule a candidatos y programe a los electores. Octavo principio: impida la organización de la clase trabajadora en sindicatos. Noveno principio: Fabrique el consenso y la opinión pública mediante la propaganda. Promueva el mercado de consumo. Décimo principio: segregue a la población, nada de integración social. Fomente el miedo y la fobia entre los distintos sectores oprimidos.
A la edad de 88 años el formidable luchador por la libertad con justicia social parece convencido del triunfo de una potente aristocracia plutoniana minoritaria y la derrota de una frustrada clase media que el tiempo ha convencido del espejismo engañoso de hacerse rica a través del esfuerzo personal como pregonaran los idealistas del sueño estadounidense. La amarga realidad globalizadora ha contribuido a la decepción del incansable guerrero. Las referencias bibliográficas son un sólido apoyo histórico a las tenebrosas pero muy realistas conclusiones a las que arriba el sabio investigador. Se trata de un serio trabajo digno de ser estudiado por quienes no han claudicado en el compromiso de no escatimar esfuerzo en la búsqueda de un mejor destino para los pueblos sometidos a la más despiadada explotación que ha conocido la humanidad. Debemos seguir explorando nuevas ideas que nos ayuden a encontrar la vía menos dolorosa que conduzca a una nueva relación social que haga de todos los hombres y mujeres entes felices y hermanados en un mundo de justicia con libertad.


COMENTARIOS