Resalta importancia planta tratamiento aguas residuales

555

La Planta de Tratamiento Mirador Norte-La Zurza, que a toda velocidad y con demostrada capacidad construye la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), es una de las decisiones de mayor seriedad asumida en las últimas cinco décadas por el Gobierno dominicano, ya que por primera vez se implementa una política institucional en procura de encontrar soluciones reales al saneamiento de las aguas residuales producidas en el Distrito Nacional y en la provincia de Santo Domingo.
Veinte y siete millones de galones de aguas contaminadas son recibidos diariamente por los ríos Ozama e Isabela, pero en los próximos meses se da por descontado que estas volverán al mismo destino completamente saneadas, lo que contribuirá con las acciones de recuperación de esos importantes afluentes hídricos.
De ahí que, hay que valorar este proyecto que ejecuta el gobierno del presidente Danilo Medina a través de la institución presidida por el arquitecto Alejandro Montás, puesto que extrae de la contaminación a los señalados ríos.
Además, con esta planta se procura robustecer el mejoramiento de los niveles socioeconómicos de alrededor de 500 mil personas que disfrutarán de las bondades de esta fundamental obra que se merece el apoyo de los sectores de buena voluntad.
Con la construcción de la planta de tratamiento de Aguas Residuales Mirador Norte-La Zursa se da el primer e importante paso para excluir de la profunda contaminación a la que han sido sometidas durante décadas esas importantes cuencas hidráulicas.
Asimismo, se prevé que con ello centenares de miles de dominicanos elevarán sus niveles de vida con el seguro mejoramiento de los niveles de salubridad y los positivos índices socio-económicos que se incrementarán en su favor tras la culminación de este ambicioso proyecto que se inscribe dentro de las acciones que implementa el superior gobierno en beneficio de la sociedad dominicana.

Aún más, es de valor precisar que tan pronto sean saneadas esas aguas residuales, el litoral sur de la ciudad capital reducirá igualmente su grado de contaminación, por lo que saludamos esta iniciativa del presidente Medina, quien demostrando voluntad política invierte los recursos necesarios para conjurar un problema que afecta al medio ambiente, los recursos naturales, la salud y la economía.
Esta obra, supervisada constantemente por el arquitecto Montás, y que ha recibido la visita del mandatario de la nación, forma parte del Gran Plan Maestro de Alcantarillado Sanitario del Gran Santo Domingo, que constituirá una real “revolución”, porque no solo involucra el saneamiento de las aguas de los ríos Isabela y Ozama, sino que forma parte del proyecto turístico de convertir a Santo Domingo en un real destino turístico.
La realidad es que sanear las aguas residuales que se producen en el Gran Santo Domingo con la puesta en operación de la Planta de Tratamiento tiene un valor inconmensurable que habla por sí mismo de su importancia tanto para el presente como para el futuro de la vida integral de más de cuatro millones de personas residentes en el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo.