Resaltan carrera de MARÍA MONTEZ

4C_¡Alegría!_16_2,p02

Durante la celebración de los 120 años de relaciones entre Italia y la República Dominicana, el Ministerio de Relaciones Exteriores, la embajada de Italia y el Instituto de Educación Superior en Formación Diplomática y Consular (INESDYC), presentaron la tarde del miércoles la conferencia “María Montez, eximia actriz de la República Dominicana: Italia en su carrera cinematográfica”, que estuvo a cargo de la licenciada Margarita Vicens de Morales.
En el coloquio impartido en el aula 3A del INESDYC, Vicens resaltó la eminente carrera de Montez, la primera dominicana que triunfó en Hollywood y que ganó fama en las décadas de 1940 y 1950 por su talento y belleza, llevándola a convertirse en una de las actrices más reconocidas de la época.
“La reina del Tecnicolor”, como se le bautizó a la actriz por sus trabajos filmados en tecnicolor, proceso de filmación inventado en 1916, participó en 26 películas, 21 de ellas en los Estados Unidos, y las otras cinco en Europa, tres en Italia y dos en Francia.
Vicens de Morales expresó que la prolífera carrera de Montez la llevó no solo a convertirse en una estrella de la República Dominicana, sino un referente para todos los latinos que tenían los ojos puestos en ella.
Sobre cómo inició la carrera de María Montez en el séptimo arte dijo que empezó en Hollywood en 1940 con roles no muy importantes, en películas a blanco y negro y de bajos presupuestos. Después de nueve producciones de este tipo, indicó que Montez dio un gran paso al interpretar a Scheherezade en la cinta “Arabian Nights”.
Además destacó que el trabajo más reconocido de la carrera de María Montez fue en la cinta “Ali Baba and the Forty Thieves”.
En cuanto a la mejor actuación, sostiene que la proyectó en la película italiana “Il ladro di Venezia (“El ladrón de Venecia”) 1950, donde personificó a Tina. Indicó que en dicho país europeo la actriz era muy querida.
Las otras dos producciones que desarrolló en Italia fueron “Amore e sangue”, donde hizo el papel de Dolores, y “La vendetta del corsaro”, encarnando a Consuelo, ambas del año 1951.
En el país fue reconocida durante el gobierno de Rafael Leónidas Trujillo, quien la condecoró con La Orden de Juan Pablo Duarte y La Orden de Trujillo.
María Montez murió en Francia, a los 39 años, un 7 de septiembre de 1951, aparentemente debido a un ataque al corazón.