Rescate Ciudad Colonial es un hecho; instalan más 500 establecimientos

El pais.Reportaje en la Zona Colonial, sobre el remozamiento de la misma aparentemente los trabajos concluyeron.Hoy/Pablo Matos
El pais.Reportaje en la Zona Colonial, sobre el remozamiento de la misma aparentemente los trabajos concluyeron.Hoy/Pablo Matos

La instalación de más de 500 nuevos negocios desde el 2012, el alumbrado y soterrado de cables, la revitalización de casas y monumentos, recuperación de espacios públicos, son los principales logros del Programa de Fomento al Turismo Ciudad Colonial ejecutado en más de un 95%.
La inversión hasta el momento es de US$27 millones, por lo que el proceso de adquisición del Programa de Fomento al Turismo Ciudad Colonial prácticamente cerró, según la arquitecta Maribel Villalona, coordinadora general del proyecto, ejecutado por el Ministerio de Turismo (MITUR) y financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
El programa es financiado por el BID, a través del contrato BID2587/OC-DR por un monto equivalente a US$31.5 millones. De esa cantidad US$30 millones son aportes del BID, mientras que US$1.15 millones aporte local.
Villalona expone que queda que al programa vayan entregando productos que han sido contratados como museos, calidad turística, el lanzamiento de la marca Ciudad Colonial, entre otros.
Resalta que el de Ciudad Colonial es uno de los pocos proyectos ejecutados con fondos del BID que termina en el tiempo programado, ya que se ejecutó en cinco años justo, a pesar de las circunstancias adversas en que se trabajó.
Cita entre los establecimientos que han sido aperturados teatros tradicionales como Guloyas, La Máscara, tiendas gift shop, además, 45 restaurantes, 44 bares y 51 hoteles.

Indica que en los actuales momentos existen otros negocios que son adecuados, a cuyos propietarios se les ofrece orientación de mercadeo y manejo de negocios, conjuntamente con el cluster y un fondo especial del BID para esos fines.
Uno de esos establecimientos es D’ Comer, en la calle Isabel La Católica, que surgió como consecuencia de la necesidad de los trabajadores que laboran en la zona de un lugar para comer al mediodía, pero que luego fue renovado y certificado por el programa.
“Ha sido uno de los proyectos más emotivo, porque en vez de pensar en cerrar el programa da la oportunidad de que adecúen su espacio al nuevo momento que vive la ciudad”, señaló.
Precisa que desde 2012 a 2017 en la Ciudad Colonial han sido abiertos más de 500 establecimientos comerciales, la mayoría de propietarios dominicanos, según el inventario del observatorio de esa ciudad.
Los museos. Dentro de pocas semanas, afirma, abrirán el Museo de Patrimonio Subacuático, en Las Casas Reales, que estima será un hito en la ciudad por los niveles de manejo de tecnología, y la calidad de los bienes a ser expuestos.
Revela que serán expuestos en el lugar más de mil bienes del patrimonio subacuático de alto nivel, muchos de los cuales solo existen en la República Dominicana.
“Es un patrimonio sacado del mar y que puede tener barcos de los siglos XVI, XVII y XVIII, que como dominicanos no hemos tenido acceso a esa riqueza”, apunta.
El programa trabaja en cuatro de los museos que existen en la Ciudad Colonial, tres de ellos ya están diseñados, como el de la Fortaleza de Santo Domingo (Fortaleza Ozama) que fue restaurado por completo.
Elabora una cartelera donde se interpreta toda la historia de lo que ocurrió en ese lugar desde la llegada de los españoles hasta la historia contemporánea.
En pocas semanas, señala, será entregado el reconstruido y emblemático Hotel Francés, con su fachada reintegrada y su estructura totalmente corregida.
Destaca además el Hostal Nicolás de Ovando y el Mércuris, que originalmente eran administrados por franceses, pero que ahora son administrados por empresas dominicanas.
Despoblada. El mejoramiento de las viviendas a residentes de recursos limitados y los proyectos dirigidos a sectores medios, se cuentan entre las alternativas más efectivas para la retención de los habitantes actuales.
Villalona cita entre esos sectores a Santa Bárbara, San Antón, San Miguel, en donde sus residentes necesitan apoyo para mejorar sus viviendas, para motivar a que se queden en la zona, abran pequeños negocios, ya que la gente es la mayor riqueza del turismo.
Recuerda que en 1965 los residentes en esa zona abandonaron sus propiedades por los constantes bombardeos de la Guerra de Abril y se establecieron en el polígono central y otros lugares, razón por la que en los actuales momentos apenas ocho mil personas quedan en la Ciudad Colonial.
Aspira a que en el futuro, con la revitalización de la Ciudad Colonial la cifra de habitantes a la ciudad más antigua sea poblado por más de 16 mil personas, por la oportunidad de fuentes de trabajos que desde ya se generan en el lugar.

El proyecto trabaja arduamente en la integración social de quienes habitan en los alrededores.


COMENTARIOS