Retorno puntual a las aulas

El sector educativo se reactiva desde este lunes. Al menos 2.8 millones de estudiantes deben reintegrarse a las aulas para las labores docentes correspondientes al año escolar 2017-2018. Es importante que padres y estudiantes asuman con absoluta seriedad la necesidad de un retorno puntual a las aulas. La Asociación Dominicana de Profesores (ADP) ha llamado a sus afiliados en todo el país a ocupar sus puestos en las aulas al margen de querellas y reclamos pendientes por salarios retenidos o reivindicaciones de otras índoles.
El año escolar incluye novedades de mucha relevancia para un sistema educativo que trata de salir del atraso. En esta etapa arranca el programa República Digital, mediante el cual el Gobierno persigue introducir a decenas de miles de estudiantes en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, que son herramienta imprescindible para abrirse camino en la vida productiva en sentido general. También se incorporan a partir de hoy 300 mil escolares a la tanda extendida.
La bonanza de la educación no solo depende del ministerio que la regula y los profesores que imparten asignaturas. El estudiante es una pieza vital para cerrar el círculo virtuoso que promueve el progreso económico y social teniendo como motor el conocimiento. Cada hora de clases es importante. Regresemos puntualmente al aula.

Un pesado lastre  económico

Cada hora de apagón le cuesta a la economía muchísimo más que el tiempo equivalente de suministro de energía. En un sector cualquiera, la falta de energía en línea obliga a pagar un costo oneroso por kilovatio generado por plantas de emergencia e inversores. También perjudica la fluidez de otros servicios, como el suministro de agua cuando se apagan las bombas de los surtidores de acueductos, y desmejora la seguridad pública por falta de alumbrado, lo que supone un alto costo social.
Cada apagón, sea por causas técnicas o provocado como presión de índole financiera, resulta altamente oneroso para todos. El logro de un pacto eléctrico sería de ganancia indiscutible para la economía en general, incluso la de aquellos sectores que han vivido de pescar en el mar que ellos mismos revuelven.


COMENTARIOS