Reynaldo 2020

Ubi Rivas.

Reynaldo Pared Pérez se lanzó al ruedo electoral 2020 el 14 de este mes y días antes le precedió el inefable y conventual Francisco Domínguez Brito, la expectativa añade a Andrés Navarro y Gonzalo Castillo, a sabiendas los cuatro, que las presidenciales próximas será una grecorromana entre Leonel Fernández y el presidente Danilo Medina.
El sondeo de El Nacional del día 15 concede a Reynaldo un once por ciento de posibilidad y un 89% negativo, y El Caribe del día nueve del presente mes, refleja la meridiana perspectiva de las presidenciales 2020, donde el presidente Medina se aprecia empujando a Hipólito Mejía, mientras Leonel Fernández empuja a Luis Abinader.
He sabido que el domingo trece de este mes, el presidente Medina y el ex presidente Mejía contertuliaron largo y tendido en la villa de Casa de Campo del canciller Miguel Vargas, y se conoce la suspicaz coincidencia de “Llegó Papá” en relación a la Ley de Partidos y las Primarias con el actual gobernante.
Se conoce la gravísima dificultad del presidente Medina volver a modificar la Carta Magna para el censurable propósito único de permitir otra vez reelegirse, no solo por la vulneración egoísta de la Ley de Leyes, sino también de su palabra, añadiendo el lastre pesado del cansancio de gran porción de la ciudadanía con el largo ejercicio de 16 años de mando del PLD.
Con un PRM dividido es punto menos que imposible presumir un triunfo electoral, y ahí es donde el presidente Medina aprovecha esa coyuntura para aliarse con Hipólito Mejía, sabedor de la imposibilidad de un retorno al poder, y así el presidente Medina completa su obsesión de impedir a Leonel Fernández un cuarto ejercicio presidencial.
Todo lo demás es atajar para que otro enlace.