Reynaldo Pared Pérez aspira banda presidencial

Ubi Rivas.

Entre los que entienden que ante la enorme dificultad que presenta modificar la carta Magna para un solo egoísta propósito de posibilitar una segunda reelección del presidente Danilo Medina, soy de lo que creen absolutamente que la persona más señalada para que el gobernante le endose su apoyo para las presidenciales del 2020 es Reynaldo Pared Pérez.
En un país donde los secretos disponen de una fragilidad que la indiscreción pulveriza, es conocido que Reynaldo, a quien he visto quizás dos veces en mi vida en la residencia campestre de un examigo mío, estrecha vínculos muy sólidos con el gobernante.
Conociéndose que la familia Pared Pérez es la que mayor trascendencia y confianza merece al gobernante, por ser Carlos secretario particular suyo y el almirante Sigfrido, persona del mayor culto de la inteligencia y la seguridad del Estado y el cuido personal del mandatario desde la poltrona del DNI, que ha jefeado dos veces, y la titularidad del Ministerio de Defensa también dos veces.
En su debut a la aspiración presidencial, Reynaldo glosó las ejecutorias de su mandante y gran básica, como aval a su encumbrado proyecto político, entendiendo, eso sí, y eso le acredita sinceridad, del hartazgo que padece una porción no reducida del país por 16 largos años del PLD ejercer el poder, en un país de siquis tornadiza y voluble, como las hojas del yagrumo.
Falta por ver la interpretación final del presidente Donald Trump en relación a Odebrecht, cancelando visas por doquier a implicados, y la interrogante grandota de cuántos más sancionará el imperio, recordando a Lula, Kuzynski, Martinelli, Otto Morales, ¿y aquí?…
El 24, Reynaldo apuntó que Medina no buscará reelección.
Hoy, ahora, Reynaldo es el delfín del gobernante a relevarlo.


COMENTARIOS