Ricardo Anaya, el aspirante más joven, apela a indecisos de México

Presidential candidate Ricardo Anaya, of the left-right coalition Forward for Mexico, holds a campaign rally in Mexico City, Sunday, June 24, 2018. Mexico's four presidential candidates have a week left to campaign before the country's July 1 elections. (AP Photo/Christian Palma)
Presidential candidate Ricardo Anaya, of the left-right coalition Forward for Mexico, holds a campaign rally in Mexico City, Sunday, June 24, 2018. Mexico's four presidential candidates have a week left to campaign before the country's July 1 elections. (AP Photo/Christian Palma)

Un chico maravilla, dicen unos. Un traidor, rebaten otros. Un político ambicioso, estratega y calculador, coinciden todos. Ricardo Anaya, de 39 años, es el aspirante a presidente más joven de la historia reciente de México y el primer candidato presidencial apoyado por una coalición de partidos antaño enemigos que ahora están casi desintegrados por las continuas disensiones en sus filas.
Sin embargo, este alumno aventajado de la política mexicana -de sonrisa perfecta y segundo en las encuestas para los comicios del 1 de julio- no ha podido acortar la distancia de unos 20 puntos que le saca el favorito, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador. Algunos analistas estiman que su segundo lugar se debe más al mal ejercicio del aspirante oficialista del Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade, que a logros propios, pero eso no desanima a este abogado metódico y doctor en Ciencias Políticas que tiene su fe puesta en el voto útil de los priístas y en los indecisos.
“Soy el único que le puede ganar a López Obrador”, reitera machaconamente. “México va a cambiar”. Para Anaya solo hay dos opciones: la del pasado, simbolizado por el izquierdista 3 veces candidato presidencial, y la de futuro, él.