¡ROSA TAVÁREZ Premio Nacional de Artes Visuales 2017!

Rosa Tavárez recibe el

La tarde del pasado sábado 3 de febrero, el Centro León y la Asociación Dominicana de Artistas Visuales (ADAV), han organizado, con puntualidad y notable capacidad de convocatoria, la tercera sesión de sus “Diálogos Contemporáneos”, actividad abierta al público y a los artistas que viene celebrándose el primer sábado de cada mes, y la cual no solo contribuye al fortalecimiento y dinamización de la agenda programática del Centro León, sino que también viene a renovar efectivamente la esperanza del encuentro fraterno y la misma posibilidad del “espacio crítico” en el contexto artístico y cultural dominicano de la actualidad.
Esta tercera jornada de los “Diálogos Contemporáneos” en el Centro León ha contado con la significativa participación de la consagrada artista y educadora Rosa Tavárez, reconocida recientemente por el Ministerio de Cultura con el Premio Nacional de Artes Visuales 2017, máximo galardón oficial con que cuentan las artes plásticas y visuales de la República Dominicana.
Pleno de excitantes revelaciones y ciertamente aleccionador fue el diálogo de Rosa Tavárez en el Centro León, extendiéndose sobre su trayectoria y experiencias en las artes visuales a lo largo de las últimas cinco décadas al mismo tiempo que llamaba la atención de los artistas dominicanos de las nuevas generaciones y precisaba sobre la necesidad de la formación, la lectura, el conocimiento de la historia, la sociedad, la libertad creativa y la práctica ética frente a las instancias del mercado.
Durante el desarrollo del diálogo, moderado con gracia y acierto notable por Thelma Leonor Espinal, presidenta de ADAV, el respetado artista e historiador del arte dominicano Danilo de los Santos, subrayaba la triple condición de mujer creadora, maestra de generaciones y artista de esplendorosa trayectoria productiva, como el principal elemento valorado por el Comité Selector a la hora de conceder a Rosa Tavárez el Premio Nacional de Artes Visuales 2017, esta vez con una modesta y sorpresiva dotación económica de un millón de pesos.
En el marco de su gran retrospectiva organizada por el Museo de Arte Moderno (2014), señalábamos precisamente que una mirada profunda a la producción y trayectoria creadoras de Rosa Tavárez, nos permitiría confrontar la especializada elaboración metafórica, la vitalidad espiritual y los altos niveles de transcendencia que adquieren los aportes de la mujer en el proceso originario y expansivo de la consciencia nacional a través de las artes plásticas y visuales dominicanas de la modernidad.
En efecto, aportes paradigmáticos resultan los de mujeres artistas y educadoras de trayectorias ejemplares como Celeste Woss y Gil (1891-1985); Marianela Jiménez (1925-2013); Nidia Serra (1928-2010); Clara Ledesma (1924-1999); Noemí Mella (1926-1995); Soucy de Pellerano (1928-2013); Ada Balcácer (1930); Elsa Núñez (1943); Rosa Idalia García (1944) y Rosa Tavárez (1939), referentes de rigor en el extraordinario proceso de desarrollo y diversificación que registran la creatividad, la educación artística, la gestión cultural y la animación sociocultural en el Santo Domingo de las últimas siete décadas.
Un momento tan intenso como igualmente revelador del diálogo de Rosa Tavárez en el Centro León fue el de la evocación del “sabroso” y edificante anecdotario de sus inicios; la relación con sus maestros y la complejidad del contexto sociopolítico, los ambientes culturales y los “tiempos críticos” que ha debido confrontar a través de las distintas fases de decantación que prueban su poderosa, carismática y fascinante personalidad creadora; su gran sensibilidad humanística y su arriesgada práctica profesional. “Yo nunca me vi como una mujer. Solo me vi como un ente capaz de hacerlo todo. Ese es mi espíritu”, manifestó la propia artista.
Entonces, sinceridad, admiración profunda y próspera libertad creadora, son claves cristalinas de la efectividad del estrecho y nutritivo diálogo estético-espiritual de Rosa Tavárez con tres maestros esenciales de la pintura dominicana del siglo XX: Yoryi Morel (1906-1979), Jaime Colson (1901-1975) y Gilberto Hernández Ortega (1924-1978). Asimismo, en el encuentro del Centro León, Thelma Leonor Espinal, reiteraba y celebraba justamente la múltiple condición de Rosa Tavárez como hija, mujer, esposa y madre ejemplar, además de maestra del grabado, artista rebelde y educadora por excelencia.