Rusia reacciona con ira acusación Londres por caso exespía

A1

Rusia reaccionó con ira ayer ante las acusaciones del ministro británico de Exteriores de que el presidente Vladimir Putin probablemente está detrás del envenenamiento del exespía ruso en Inglaterra, y tras anunciar que expulsará “de un momento a otro” a diplomáticos británicos de su territorio, informó que abrirá sus propias pesquisas sobre el escándalo.
Los líderes occidentales sin embargo no cejan en sus acusaciones contra Moscú por lo que consideran un uso sin precedentes de un arma química en tiempos de paz.
La Unión Europea advirtió que en su próxima cumbre del jueves analizará el incidente, y que dará un “mensaje claro” al respecto.
El caso de Serguéi Skripal y de su hija Yulia, hospitalizados en estado grave tras ser envenenados el 4 de marzo por una sustancia tóxica en Salisbury, una ciudad del sur de Inglaterra, está provocando una confrontación Este-Oeste sin precedentes desde la Guerra Fría.
El caso llega a dos días de las elecciones presidenciales rusas, en las que Vladimir Putin sale como máximo favorito para un cuarto mandato, hasta 2024.
El Kremlin aseguró este viernes que responderá “de un momento a otro” a la expulsión de sus diplomáticos.
“Cualquier mención o referencia a nuestro presidente es escandalosa e imperdonable en términos de etiqueta diplomática”, reaccionó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Según Peskov, la última palabra sobre la dureza de la respuesta a Londres está en manos del propio Putin, en plena campaña electoral.
“Tarde o temprano Gran Bretaña tendrá que dar pruebas concluyentes (…) De momento no las hemos visto”, dijo Peskov ayer viernes.


COMENTARIOS