Santiago, del conflicto a la gobernabilidad

12_02_2016 HOY_VIERNES_120216_ El País7 E

En este agosto 2018, tiempo de evocar la Restauración de la Independencia, Santiago está en gobernabilidad. Consolidamos fortalezas, aprovechamos oportunidades, domamos amenazas y gestionamos debilidades. El presupuesto 2019 debiera fortalecer la tendencia a restituir en inversión una parte de lo contribuido a la nación. Se impone con urgencia ampliar el Puerto de Manzanillo, culminar el Jardín Botánico, asegurar la sostenibilidad del Parque Central y programar nuevas inversiones urbanas.
Sin precedentes para los puertos de la banda sur de la isla, empresarios cibaeños anunciaron 15 millones de dólares de inversión en el Puerto de Manzanillo y la Presidencia informa la reparación inmediata del puerto. 2019 debe ser declarado “Año de Modernización de los Puertos Dominicanos: Manzanillo y Puerto Plata”. Paguemos la deuda histórica de los capitaleños, encabezados por Antonio de Osorio con mora de 412 años, por la destrucción de la capacidad portuaria del Cibao.
La gobernabilidadde Santiago mejoró al resolverse el conflicto Ayuntamiento-CORAASAN, por intermediación del Presidente de la República y su efectivo Consultor Jurídico. Lo mismo aconteció en el Parque Central. Sin embargo, debemos ir por más. Necesitamos un acuerdo de inversión del Gobierno Nacional y Ayuntamiento. Si el Estado ni siquiera transfiere el 5% del 10% que impone la ley, ambos niveles de administración deben pactar.
Asimismo, los resultados del Decreto 57-18 para el Ordenamiento de la Cuenca del río Yaque del Norte, están a la vista con la asignación inicial de unos 664 millones de pesos, los que sumados a los más de 4,000 millones concedidos a CORAASAN para obras y proyectos de agua potable y residual, suman una importante intervención. Faltan al menos 10 mil de millones de pesos más en inversión.
Por su parte, la Oficina Senatorial ha planteado una intervención de reordenamiento del hábitat para 1,000 familias vulnerables del tramo final del río Gurabo afluente del río Yaque. Acción que debiera ser coherente con los 68 millones de dólares que el BID tiene disponibles para que el Ayuntamiento recupere la cuenca urbana del Yaque.
También importa concertar los sectores del transporte en un Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PIMUS). En Santiago transitan más de 200 mil vehículos privados, 6,600 conchos, 5,000 taxis, 50 unidades de la OMSA y 1,554 buses interurbanos. El PIMUS es estrategia de movilidad que facilita centuplicarlas gestiones del Ayuntamiento, INTRANS, sindicatos, agencias y especialmente el BID para movernos seguros y a tiempo.