Satisfechos y comprometidos

Para una empresa, 36 años de existencia es un tiempo significativo, y máxime cuando se trata de un periódico que tiene por misión reunir cada día insumos que forman parte de la historia del país. Cumplir 36 años es como para sentirnos satisfechos de la labor rendida a nuestros lectores, teniendo como norte permanente la objetividad y la independencia en la defensa de los intereses generales de la sociedad. Estamos satisfechos y estimulados por el respaldo que cada año nos llega de nuestros lectores, anunciantes y la diversidad de sectores del país. También el periódico HOY suele sentir, y no se arredra por ello, la reacción adversa de aquellos que en algunos momentos se han considerado lesionados por nuestra inquebrantable adhesión a la ética y permanente preocupación por los intereses de la sociedad.
República Dominicana avanza hacia un mejor futuro con el concurso responsable de una prensa libre, a la que el periódico HOY se siente pertenecer con orgullo. Somos tribuna de crítica bien intencionada, con espacios abiertos a la pluralidad de informaciones y opiniones. Somos receptivos a las críticas y dispuestos, como lo hemos hecho siempre, a enmendar cualquier yerro en la marcha difícil de dar el mejor servicio a la sociedad bajo la inevitable presión del tiempo y la urgencia de informar puntualmente, inherente al ejercicio de un periodismo serio y eficaz. Hoy nos reafirmamos en ese compromiso.

Incesante preocupación

El uso que da el Gobierno a los fondos de pensiones es un motivo de incesante preocupación, pues no están siendo destinados a generar riqueza y crear fuentes de trabajo e impulsar el desarrollo, sino para cubrir déficit del Gobierno y del Banco Central. Cuando el Gobierno toma prestado de ese dinero para cubrir algún déficit y paga intereses usa recursos que deberían ir a desarrollo. Lo ideal sería que los fondos sean invertidos para generar riqueza. El depósito de los trabajadores ya suma 371,000 millones y aproximadamente el 85% está invertido en títulos del Estado.
Es necesario fomentar reformas en la seguridad social y en el ordenamiento fiscal del país con un enfoque que direccione la inversión de los fondos de pensiones hacia proyectos de propósitos desarrollistas, diversificados y de alto impacto social.


COMENTARIOS