Se revela una vez que los conoces

En términos psiquiátricos, la sociopatía es catalogada como un trastorno de Personalidad Antisocial (TPA). Y es más común de lo que nos imaginamos.
Los sociópatas son vistos muchas veces como personas encantadoras y agradables, sin embargo, la verdadera personalidad que tienen se revela una vez que los conoces. Tal vez ni siquiera lo sepamos y tengamos un compañero de trabajo o un empleado contratado que lo sea. Cuando veamos a alguien que es manipulador y que no tiene remordimientos, es importante que pongamos ojo a esa persona, para que analicemos como lidiar con la situación, así no terminaríamos sintiéndonos agotados emocionalmente. No tiene sentido tratar de discutir con un sociópata, el mejor enfoque es mostrarle a esa persona que somos demasiado inteligentes como para que caigamos en su complot.
Lo más difícil de estos casos, es que saben ser personas encantadoras. Son grandes comunicadores, amistosos, carismáticos y dinámicos. Inicialmente no hay nada que los delate, pueden parecer personas perfectamente normales. Sin embargo, la realidad es que se hacen pasar por personas encantadoras para conseguir lo que quieren, porque creen que tienen derecho a todo, por eso para ellos no existen los límites. Nada les detendrá para conseguir lo que quieren, pudiendo llegar a ser extremadamente insistentes.
Es común que veamos que sólo se preocupan por sí mismos, no saben empatizar, y son incapaces de sentir culpa, vergüenza o amor. Así que no esperemos una disculpa por su parte y si lo hacen es probable que sólo lo utilicen como un recurso para reinventar una forma de manipulación. Son expertos en mentir y disfrutan manipulando a las personas; para ellos “la víctima perfecta es alguien que es muy, muy leal” porque de esta forma les es mucho más fácil mantener el control sobre ella. La gran mayoría de sociópatas tienden al chantaje emocional y son antisociales, no tienen muchos amigos, les resulta complicado mantener relaciones de amistad y más aún relaciones románticas.
Les gusta mostrar su perspectiva sobre todo tipo de situaciones, pero odian que los demás lo hagan, o les intenten aconsejar. Y a veces están muy nervioso o tiene otro tipo de neurosis sin una razón aparente. La realidad es que aunque suelen ser personas que realicen un trabajo excelente, son personas tóxicas que mermarán la productividad del equipo de trabajo. Incluso, es probable que se pierdan a otros empleados esenciales por tener a un sociópata de empleado.
Básicamente, una persona con este tipo de trastorno puede llegar a destruir la cultura corporativa de la institución.
Son ese tipo de personas, que cuando sienten que tienen al lado cualquier tipo de “competencia” o persona que acapara más atención que él/ella, intentará hacer todo lo posible por desvirtuarnos, frustrarnos y hacernos perder el control, pero no perdamos la compostura. Mantengamos la tranquilidad, sonriamos, sigamos siendo una persona empática y no desistamos jamás.


COMENTARIOS