Sede y trascendencia

12_11_2018 HOY_LUNES_121118_ Opinión12 A

Cuando el presidente de la Junta Central Electoral solicitó el año pasado, en Cartagena de Indias, la sede para la celebración de la XIII Reunión Interamericana de Autoridades Electorales -RAE- no tuvo que defender la propuesta. El aplauso de los representantes de 28 organismos electorales de América y El Caribe fue unánime. República Dominicana siempre resulta atractiva por su belleza, que va más allá de cualquier malquerencia interna, además, la hospitalidad criolla es proverbial. Desde aquella solicitud y concesión, Julio César Castaños Guzmán diseñó, junto a la directora de Comunicaciones de la JCE, Laura Castellanos Vargas, el director de Relaciones Internacionales de la institución, Joel Lantigua Peralta, y la representación de la OEA, la estrategia para que la RAE fuera inolvidable. Estas reuniones son auspiciadas por la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia de la OEA. Es un foro excepcional. Oportunidad para el intercambio, la reflexión, el diseño de estrategias en procura de la democracia, de la credibilidad y transparencia de los procesos electorales. La convocatoria congregó delegaciones de 29 órganos electorales correspondientes a 22 países. El promisorio inicio contó con las palabras de la presidenta de la República, en funciones, Margarita Cedeño Lizardo, con el discurso del Secretario para el Fortalecimiento de la Democracia de la OEA, Guerrero Aguirre quien tuvo el entrañable acierto de citar a Pedro Mir y la alocución del presidente del Tribunal Superior Electoral -co anfitrión- de fugaz presencia. La conferencia del presidente de la JCE, sirvió de emotiva bienvenida e inauguró los trabajos. El relato de lo ocurrido y discutido durante tres días, en el decurso de intensas jornadas, sería prolijo. Los temas que ocuparon la atención: Participación Política de la Mujer; Regulación y establecimiento de límites en gastos de campaña; Uso de redes sociales en la Campaña Electoral; la conclusión de Gerardo Icaza, con el balance electoral 2018, un Código de Buenas Prácticas y la metodología de Justicia Electoralatizó el interés, pautó compromisos. La presentación del libro “Elections in hard times…” produjo disímiles reacciones por la antinomia expuesta: cada vez mejores elecciones y cada vez, menos democracia. Mención especial mereció el acápite destinado a las redes sociales y su embate. Y sin dudas, comentario obligado para la participación de Adriano Miguel Tejada, José Luis -Pepín- Corripio Estrada y Persio Maldonado. “Equidad en el acceso a los medios de comunicación” fue el módulo a cargo. Adriano Miguel, con esa hosquedad que no amedrenta reivindicó la experiencia y sabiduría de su contertulio, amo y señor de los medios. Los tres eludieron, con elegancia, la relación órganos electorales – prensa, fueron admonitorios con la clase política. Puntilloso, como de costumbre, mordaz, la exposición del director de Diario Libre es advertencia. Obama y su dólar a dólar, Bolsonaro y el uso de Youtube y Facebook, en su campaña, fueron ítems que Tejada subrayó. Un país con 10 millones de habitantes como RD y 9 millones de teléfonos móviles, no soporta políticos quejicas que aleguen desigualdad cuando de publicidad en los medios tradicionales se trata. La transformación de un quehacer obliga la modificación de agendas políticas de manera esencial e inmediata. Persio Maldonado -EL Nuevo Diario- apasionado de las redes sociales, expuso realidades virtuales insoslayables. En su turno, Corripio Estrada habló de su temprana vinculación con el periodismo, comenzó desde su mocedad lasallista. Él siempre es noticia. Cuando de su persona se trata un halago luce lisonja, expone al camino cenagoso de la obsecuencia innecesaria. Empero, desconocer su ingenio y tesón es inútil desdén, mezquindad de la medianía. Habló del negocio de la información, de la objetividad, de la libertad de expresión. Compartió una de sus preseas inalienables: la opinión de Juan Luis Cebrián. Después de examinar sus periódicos, analizar los programas transmitidos a través de sus emisoras de radio y tv, el fundador del periódico El País le dijo: Pepín, cada uno de tus medios parece de dueño distinto. Tiempo y espacio habrá para continuar con la glosa de esta magnífica XIII RAE. Certera apuesta. La sede permitió la trascendencia.