Según Gallup-Hoy, casi el 75% desconfía de los partidos

teofilo-quico-tabar

En la publicación del viernes pasado sobre los resultados de la última encuesta Gallup-Hoy, hay una revelación de tanta importancia, que cualquiera puede suponer que en estos momentos los dirigentes políticos deben estar ponderando la necesidad de hacer seminarios, congresos y análisis profundos y especializados, con el fin de evaluar su situación frente a la sociedad. Y a tal efecto, provocar una reingeniería total que haga cambiar la percepción de desconfianza de los dominicanos sobre los partidos políticos que ellos dirigen.
Según dicha publicación, al tratar de determinar la confianza ciudadana acerca de diversas instituciones, y preguntarles: “En una escala del 1 al 4, donde 1= a ninguna confianza, y 4= a mucha confianza, nos podría indicar su grado de confianza en las instituciones siguientes”.
Y el resultado de esa pregunta, específicamente con relación a los partidos políticos, arrojó datos que, aunque fueron publicados, amerita que los partidos, de manera particular, y de manera general todos los ciudadanos que de alguna manera entiendan que el sistema vigente, a pesar de sus imperfecciones es el más conveniente, lo tomen muy en serio. Y hasta estremecer la sociedad.
El 72.8% de los encuestados opinó que los partidos políticos no le merecen confianza. O sea, el 55.8% dijo que los partidos no le merecen ninguna confianza, más el 17.0% que opinó que le merecen poca confianza. Solo el 23.4% expresó tener confianza en los partidos políticos.
Pero hay un dato demasiado importante. Y es, que al hacerles la pregunta, quedaba claro que era con relación a instituciones. En este caso a los partidos políticos. No a uno u otro partido específico, sino a los partidos como instituciones. A todos.
Y eso, a mi juicio y el de muchas personas con las que comparto opiniones, es grave. Más bien podría calificarse de sumamente grave. ¿Por qué? Porque los partidos políticos son la base fundamental que soporta el sistema democrático e institucional de nuestro país. Y si una abrumadora mayoría le tiene desconfianza a los partidos, entonces el sistema no tiene capacidad de soportar mucho peso. El sistema está expuesto a tambalear en cualquier momento.
Alguien puede entender que la reciente encuesta fue un entretenimiento. Otros podrían opinar que parte de los encuestados pudieron haberse confundido al evaluar instituciones o al emitir sus criterios de apreciación o confianza sobre ciertas entidades.
En virtud, tal vez, de desconocer a ciencia cierta de qué instituciones les preguntaban. Pero lo que nadie puede dudar es que, no hay un solo dominicano que no sepa lo que son los partidos políticos. Los conocen a fondo.
No dudo que haya gente contenta por la desconfianza manifestada frente a los partidos. Tampoco que haya alegría entre quienes quisieran pescar en río revuelto. Pero lo que más le conviene al país es, que los dirigentes políticos les dediquen tiempo suficiente a revisar sus acciones. A verse en sus espejos. Que además de escudriñar pajas en los ojos ajenos, puedan ver si algunos tienen vigas en los suyos. Restablecer la confianza. Cuidar sus cartones. [email protected]