Sepultan a McCain en Academia Naval

In this image provided by the family of John McCain, the horse-drawn caisson bearing the body of Sen. John McCain, R-Ariz., moves through the grounds of the United Sates Naval Academy toward the cemetery after a service in the Chapel Sunday, Sept. 2, 2018, in Annapolis, Md. (David Hume Kennerly/McCainFamily via AP)
In this image provided by the family of John McCain, the horse-drawn caisson bearing the body of Sen. John McCain, R-Ariz., moves through the grounds of the United Sates Naval Academy toward the cemetery after a service in the Chapel Sunday, Sept. 2, 2018, in Annapolis, Md. (David Hume Kennerly/McCainFamily via AP)

El senador republicano John McCain, que falleció el 25 de agosto, fue enterrado ayer en el cementerio de la Academia Naval de Annapolis (Maryland, EE.UU.), después de 5 días de homenajes y honras póstumas en su estado de acogida, Arizona, y en Washington.
La ceremonia privada en Annapolis, a la que sólo acudieron sus familiares y amigos cercanos, fue el último acto por la muerte de McCain planeado por él mismo tras conocer la gravedad de su cáncer cerebral.
McCain, veterano de la Guerra de Vietnam, fue sepultado por petición propia al lado del almirante Chuck Larson, con quien se graduó en 1958 en esa academia y formó una amistad que duró hasta 2014, cuando Larson murió de neumonía. El senador decidió ser enterrado en ese lugar en vez del Cementerio Nacional de Arlington (Virginia), a las afueras de Washington, un lugar reservado para veteranos y personalidades destacadas. En ese cementerio, de hecho, yacen los restos de su padre y de su abuelo, ambos almirantes.
La carrera militar y la vida de McCain estuvo marcada por un periodo que comenzó el 26 de octubre de 1967 cuando tenía 31 años. Su avión fue derribado sobre Hanoi y fue prisionero de guerra 5 años y medio en Vietnam, donde fue sometido a fuertes torturas físicas y mentales. A su regreso a EE.UU., la popularidad de McCain subió y recibió muchos homenajes, además de la condecoración militar del corazón púrpura, el reconocimiento más alto para un veterano o fallecido en combate.