SERGEI. M. EISENSTEIN preludio de una tragedia o lo nuevo y lo viejo en la línea general

A1

De las ideas y los hombres, sus luchas de conciencia cuando un régimen doblega y castiga la razón de la libertad creadora.

Exordio esencial :
Este será el tercer artículo para celebrar los 120 años del nacimiento de un brillante realizador y teórico nacido en Riga, Rusia. No pretendo en 4 artículos en total (el último versará sobre Que Viva México ) abordar una temática que sigue siendo objeto de tesis, ensayos, libros y grandes debates en revistas especializadas.
Lo que he publicado es el fruto de viejas conversaciones y reflexiones con amigos y colegas de la crítica de cine extranjera, algunos ya idos, no sin tristezas, otros eran profesores de escuela de cine, directores y gente de teatro.
Al honrar la memoria de S. M. Eisenstein, desde este rincón del Caribe, honro también a quienes en vida le distinguieron por sus ideas geniales y sus aportes, hasta ahora actuales.
Quiero en este exordio obligatorio puntualizar un aspecto que me parece básico de la vida de S. M. Eisenstein, que no fue entendido por sus guardianes estéticos, porque los tuvo.
PETER GREENWAY Y SU EISENSTEIN EN GUANAJUATO (2015).
Desbordado, provocador, violento, apasionado, abrazado por un barroquismo fílmico por encima de sus hábitos, Greenway, aquel de El Contrato del Dibujante -1982- o El Vientre del Arquitecto -1987- o El Cocinero, El ladrón, su Mujer y su Amante -1989-, estuvo en Berlín, Berninale del 2015 en la selección oficial del afamado certamen.
Pero Eisenstein en Guanajuato (2015) como homenaje anticipado podrá tener imágenes atractivas como flores en florero nuevo, pero es la peor caricatura que el cine haya hecho jamás, sobre la condición sexual de un artista digno de mejor respeto. Fueron dos millones de euros al servicio de una torpeza expositiva, pastiche de mal gusto y de paso, destacar un aspecto de vida privada, sin sentido y de modo descompuesto. Si los soviet fueron desconsiderados con Eisenstein, igual o peor lo fue Peter Greenway con Eisenstein en Guanajuato (2015), obvio: ni hablar de su retrato de México seudo ritualista y etnocéntrico, a la vez que desperdicio, quel gachis…
Escrito esto, la Línea General (1929), espera.
1929 – 1930.
LINEA GENERAL (1929).
S. M. Eisenstein interrumpe el proyecto personal La Línea General (1929), que había concebido con su equipo de siempre E. Tissé y G. Aleksandrov. Debía cumplir la encomienda estatal de Octubre ( 1928 ), que luego tendría como título los 10 Días que estremecieron al Mundo, en honor J. Reed, aquel escritor a quien Warrent Beatty dedica su films ,titulado Reds ( Rojos, 1981).
El concepto específico de la Línea General (1929) era ir al campo para contribuir a llevar las ideas de la colectivización agrícola en el proceso naciente, era como una línea general del partido y sus proyectos del campo.
Allí donde la revolución, no podía ser hueca teoría urbana impuesta…
La película, sin embargo, no está alejada de la polémica, porque cuando se filma, J. Stalin había reafirmado su poder y tenía derecho al veto fílmico…
El título del proyecto, La Línea General, es un homenaje a V. I Lennin, cuando planteó las estrategias de las cooperativas agrícolas…
En otras palabras, esta va de Eisenstein agrario bajo la mirada agria de Stalin, para mayor sonoridad agrícola. Es decir en criollo: agrias y soviéticas, es obvio, no se pagan…
La cinta es un alegato contra la precariedad y la pobreza, aquí se retrata la condición social real del campesinado, lo de “Obrero y Campesino”, deja de ser un eslogan de panfleto, para en forma documental mezclada con drama, dejar patente una realidad incontestable.
Primer título del filme:
“100 millones de analfabetos, ignorantes, retrasados campesinos”.
“Campesinos retrasados que nos ha legado el antiguo régimen”.
Con este filme, el último que hace en la Unión Soviética antes de ir a Estados Unidos y México, Eisenstein se alinea a la temática del “realismo socialista”, pura y simplemente. Teoría en la que no creía, sus textos y su obra, hecha dentro de la revolución naciente, así lo testimonian…
Esta es otra de las cintas, que revelaban el carácter dual de un ser de gran talento, marxista convencido de su revolución, a quien lo intrínseco de un agudo espíritu crítico, traicionaba desde el fondo de su ser, a cada segundo.
En esta cinta hay un héroe individual, no colectivo como en películas anteriores.
El director, pensador y teórico, concibe la tesis de que un argumento es válido y de que el protagonista individual “ahonda los sentimientos”. No elige un héroe, sino a una mujer como heroína, María Lapkina, que encarna a una luchadora agraria. La Línea General, luego conocida como Lo Viejo y lo Nuevo (1929) no deja de ser crítica con la burocracia indolente de la propia Revolución en ascenso. Pese a todo, no es un filme maniqueo, como era de esperarse en un filme de propaganda del partido para su proyecto en el campo.

Luego la realidad staliniana convirtió en añicos la propaganda, dejando el título de lo viejo y lo nuevo como un falso estandarte, porque Stalin creó colectivizaciones forzadas, arbitrarias, a la postre inutilizó el campo en favor de las ciudades, lo que originó represiones y vacío productivo en la Unión Soviética. Esto sucede meses después de estrenada la cinta.
Censurada, La Línea General (Lo Viejo y lo Nuevo, 1929) fue el preaviso del viaje famoso de Eisenstein a Estados Unidos y México, aquel preludio que luego fue tragedia (CFE).

Continuará…


COMENTARIOS