SEX AND THE CITY ¡20 AÑOS DE ESTILO!

0103

Marcó un hito en la industria de la moda.  La influencia de un completísimo vestuario con las prendas más vanguardistas, accesorios y zapatos de reconocidos diseñadores y marcas de lujo en  la pantalla chica revolucionó la moda.  La serie de televisión celebra su 20 aniversario y aquí traemos  inolvidables “outfits” de las protagonistas para recordar  algunos de los “looks” más memorables de Carrie, Samantha, Miranda y Charlotte

¡Ay! el abrigo de piel. Carrie lo usó reiteradas veces y se convirtió en una de las prendas ícono de la serie que luego también fue lucida en la película como “flashback”.

Sarah Jessica Parker en la piel de Carrie  Bradshaw, lució un vestido firmado por Dior realizado con “print” de papeles de diario con noticias y la leyenda de “Christian Dior Daily”.

Durante un episodio de la serie, las protagonistas conocen la mansión Playboy. Con altas temperaturas pasearon por toda la residencia de Hugh Hefner en trajes de baño con túnicas y pareos. Y mostraron cómo lucir en una fiesta de crucero o temática de playa.

Charlotte York (Kristin Davis) se destacaba por un estilo muy particular y dulce,  “looks” románticos  y vestidos que marcan la cintura y el cuerpo, siempre con stilettos en sus pies.

Violeta, príncipe de Gales, negro y clásicos grises conjuntos de sastrería, completan el elegante  vestuario  de Cynthia Nixon para darle vida a  la interesante abogada Miranda Hobbes.

Samantha Jones (Kim Cattrall) siempre quiso ocultar su edad y aparentar ser más joven. Uno de los “looks” que la ayudó en su afán fue un sobrio y elegante vestido rojo.

Los  Manolo Blahnik fueron uno de los máximos objeto de deseo de muchas mujeres. Con este regalo, Mr. Big le pidió matrimonio a Carrie.

Con la mítica falda blanca de tul (al centro) que    usó con estilo en la Gran Manzana y otros modelos, también en tul, Carrie Bradshaw probó que los tutú también pueden llevarse con gracia a los  treinta. De hecho, el “look” de bailarina de Carrie del “opening” (con permiso de los Manolos azules) se  convirtió en uno de los más emblemáticos.

Por las calles de Nueva York, Carrie en verde, marrón y rojo con stilettos blancos y Samantha de blanco hueso y violeta. También pusieron de moda las  prendas “vintage” y recicladas.

Carrie anunció su boda y posó para “Vogue” con varios trajes. Entre ellos, un vestido de Vivienne Westwood, que la propia diseñadora le regaló para que lo  luciera como traje nupcial.


COMENTARIOS