Sexto año exitoso metas de inflación

Ramón Nuñez Ramírez

En diciembre de 2011 la Junta Monetaria aprobó por vez primera el Programa Monetario para 2012 bajo el esquema de “Metas de Inflación”, con un éxito tal que en seis años de aplicación, el aumento del Índice de Precios al Consumidor, ha estado por debajo de la meta inferior del programa o cercana a la media, y sus niveles han sido los más bajos en las últimas décadas.
La JM, cada fin de año, aprueba el Programa Monetario que le someten las autoridades, el cual en cierto periodo (1947-1980) se basaba en el control de las tasas de interés, tipo de cambio fijo y encaje legal diferenciado como instrumento de política monetaria. A partir de 1991 (acuerdo Stand-By con FMI) se eliminó el encaje diferenciado y se comenzaron a utilizar los certificados de participación para el control de los agregados monetarios, en adición se implementó un régimen cambiario de flotación administrada, usándolo como ancla nominal a la inflación, conjuntamente con una liberalización de las tasas de interés.
A raíz de la crisis financiera de 2003 se emplearon masivamente los certificados para contener el desbordamiento de la emisión monetaria provocada por los rescates bancarios y surgieron dos nuevos instrumentos de política monetaria: la ventanilla de depósitos remunerados de corto plazo, el overnight, así como la ventanilla Lombarda. También la implementación de las subastas de certificados cero cupón proporcionaron un instrumento de mercado para incidir en la base monetaria.
Hasta el año 2004 prácticamente la relación entre la Base Monetaria (billetes y monedas emitidas más depósitos de encaje legal y saldos de compensación de las entidades financieras en BC) y la inflación era lineal, sin embargo con la creación de una tasa de política monetaria, las subastas de instrumentos como mecanismo de control del exceso de liquidez y las innovaciones financieras, han reducido la efectividad de una política monetaria basada en el control de los agregados monetarios y justamente en ese punto es donde es conveniente un programa monetario bajo metas de inflación.
Un esquema de Metas de Inflación representa un marco de referencia para la política monetaria en donde se anuncia al público la meta o los rangos de inflación para un periodo, este permite establecer un ancla nominal para la política monetaria a través de un compromiso creíble con la estabilidad de los precios. El principal instrumento de política monetaria es la tasa de interés de política, la cual incide en las restantes tasas de mercado, en la demanda agregada y finalmente en la inflación.
En 2012, a pesar de la fluctuación en los precios mundiales del petróleo y una política fiscal expansiva, la inflación fue de 3.91%, por debajo del rango meta de 5.5%±1.0%. Se trató de la inflación más baja desde 1993. En 2013, la inflación fue de 3.88%, en 2014 de 1.58%, en 2015 de 2.34%, en 2016 de 1,7%, la más baja en los últimos 30 años, y en todos los casos por debajo de la meta inferior del programa monetario.
El pasado año la inflación, medida entre diciembre 2016 y 2017, fue de 4.2% (cercano al rango medio de la meta del programa monetario de 4.0%±1.0%), la promedio de 12 meses 3.28% y la subyacente, que mide la presión inflacionaria de origen monetario, fue de 2.36%. El aumento de 4.2% se debió en un 72.5% al incremento en los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas y 22.6% a los precios de los combustibles.
Para 2018 las autoridades del BC, con una meta en el Programa Monetario de 4.0%±1.0%, proyectan una inflación de 4.0%, que podría ser menor, siempre y cuando factores exógenos, como los precios del petróleo, puedan afectarla.
Los resultados exitosos de la aplicación de las metas de inflación durante seis años revela que las presentes autoridades del BC acertaron al iniciar este esquema el cual brinda seguridad y certidumbre a los agentes económicos.


COMENTARIOS