Sistema justicia ha colapsado en materia violencia de género

A1

El sistema de justicia dirigido a dar respuesta a la violencia de género está colapsado, afirmó ayer la activista feminista Susi Pola.
Según explicó, la República Dominicana tiene todavía muchas tareas pendientes con relación a la prevención de este problema, el cual, dijo, los gobiernos han tratado “con paño tibio” y no han articulado acciones contundentes que conlleven la participación de los ministerios de Educación, Salud y otras instancias.
El tema de presupuesto es otra barrera, destaca Pola al afirmar que el Ministerio de la Mujer y la Procuraduría General de la República cuentan con pocos recursos para desarrollar los programas en favor de las mujeres maltratadas.
Reducir sueldos. Considera que si los funcionarios con altos salarios hicieran un acto de desprendimiento y renunciaran a ello, esos recursos podrían destinarse a enfrentar la situación.
Entiende que en todas las provincias del país, deberían operar casas de acogida para asistir a las víctimas de violencia, a fin de dar respuesta oportuna a la gran cantidad de casos que se registran.
Estimaciones. De acuerdo a estimaciones de la profesional del derecho anualmente en el país más de 200 mujeres pierden la vida producto de la violencia.
Si se incluyen los casos de mortalidad materna, se elevaría a 400 la cantidad de féminas que mueren en la República Dominicana cada año.
Explicó que aunque el sistema de justicia ha asumido el rol de proteger a las víctimas de violencia intrafamiliar, ello no le compete, ya que está más bien para sancionar.
“Pese a que la justicia ha asumido ese rol, no está para ello. No tiene recursos humanos, ni financieros para dar respuesta, todavía estamos en el tiempo en el que una persona que acude a poner una querella sale desprotegida”, precisó.
No obstante, destacó que ha habido avances importantes. Considera que el Presupuesto General del Estado debería constar una partida para atender el problema y que no sea simplemente lo que le sobra a algunas entidades.
“No hay presupuesto; entonces hay que recortar de aquí y de allá. Ese recorte no es lo ideal, no es así que se hace un plan. No tenemos el sistema de educación, ni el de salud incorporados a un programa, a una estrategia”, manifestó.
Integración. Desde su óptica, salud y educación son fundamentales, ya que es allí donde se registran las primeras manifestaciones de violencia y donde se pueden comenzar a aplicar las medidas para crear una nueva generación de ciudadanos más respetuosos y con grandes valores morales y éticos.
A su entender, los diferentes gobiernos que han administrado el Estado por lo menos en los últimos 50 años han hecho muy poco para prevenir la violencia.
En entrevista concedida a HOY, Pola dijo que cuando un crimen como el feminicidio se instala en una sociedad, si no se producen cambios socioculturales, es muy difícil erradicarlo, por el contrario, va incrementándose.


COMENTARIOS