SNS interviene Reid Cabral; médicos exigen demolición

Colegio Medico Dominicano al junto de médicos del Hospital Robert Reid Cabral, ofrecieron rueda de prensa para dar a conocer las precariedades de dicho hospital y demandar al presidente Danilo Medina la demolición total del Hospital. Directora Nereyda Solano, Cesar Gómez, Luis Peña, Waldo A. Suero, luz Pantaleón, Iris Javier. Hoy/ Arlenis Castillo/1408/18.
Colegio Medico Dominicano al junto de médicos del Hospital Robert Reid Cabral, ofrecieron rueda de prensa para dar a conocer las precariedades de dicho hospital y demandar al presidente Danilo Medina la demolición total del Hospital. Directora Nereyda Solano, Cesar Gómez, Luis Peña, Waldo A. Suero, luz Pantaleón, Iris Javier. Hoy/ Arlenis Castillo/1408/18.

El Servicio Nacional de Salud (SNS) inició la intervención del hospital Infantil Robert Reid Cabral, en el área de recursos humanos, equipamiento e infraestructura del principal centro pediátrico de referencia nacional.

La intervención comprende la entrega de tres ventiladores pulmonares pediátricos, cinco ventiladores pulmonares neonatales, cuatro mesas de cirugía mayor, quince camillas hidráulicas para emergencia y dos sonógrafos.
Esta semana, el SNS comenzó a enviar los equipos al hospital y avisó que mejoran la estructura y habilitarán tres turnos.
En tanto, la regional del Distrito Nacional del Colegio Médico Dominicano (CMD) y pediatras del centro denunciaron el estado de hacinamiento y abandono en el que los pacientes reciben servicios de consulta en un edificio que tiene más de 50 años de existencia.
El doctor Luis Peña Núñez y los pediatras del área de consultas, pidieron la demolición de la vieja estructura, donde los médicos ofrecen sus servicios a los pacientes apiñados y en condiciones hacinadas.
En el área cuatro y cinco médicos y sus pacientes comparten un mismo consultorio, los pediatras sienten el temor de revisar a sus pacientes hembras o varones, debido a que faltan a la privacidad al tener un espacio lleno de extraño para los pequeños.
Los pediatras salieron de sus consultorios para denunciar las condiciones críticas en las que trabajan y exigir mejorías.
Dijeron que laboran en medio del caos, el bullicio, hacinamiento, desorden y deterioro, lo que es inconcebible para atender a los niños.