Sobre la obra de Alberto Ulloa

http://hoy.com.do/image/article/68/460x390/0/E69656C5-E6E0-418B-ABF1-2ADE6BAAEF71.jpeg

POR AMABLE LÓPEZ MELÉNDEZ
“Alberto Ulloa: Visionario Fantástico” es el título de la última obra crítica de Cándido Gerón(1950). Se trata de una monografía de 296 páginas, con más de 300 imágenes, entre reproducciones de la obra y fotografías del consagrado artista dominicano perteneciente a la llamada “Generación del 70. La obra monográfica está traducida al idioma inglés y representa un hermoso, extraordinario y significativo esfuerzo de su autor por analizar la personalidad, la etapa formativa, las distintas técnicas, las variantes estilísticas, la trayectoria y la trascendencia de la producción pictórica, dibujística y escultórica de Ulloa, considerado como uno de los artistas dominicanos de mayor proyección, tanto en el ámbito local como a nivel internacional.

Ya en la introducción del libro, su autor nos edifica a grandes rasgos sobre el proceso metamórfico que ha seguido la obra de Ulloa en las últimas tres décadas: “Los últimos treinta años han sido testigos de una evolución competente en el funcionamiento del arte del maestro Alberto Ulloa. El resultado ha sido una creciente diversificación en la disciplina de la pintura, el dibujo, la escultura y la cerámica. En todas ellas, la imaginación supera la realidad y el artista trabaja la materia a partir de nuevos criterios y nuevas revelaciones. Esto puede tener todavía más valor si consideramos que su arte no se limita a lo meramente académico, sino que está relacionado con situaciones de conflictos existenciales. Esto lo hace más acucioso y emblematico”.

En el despliegue de su análisis, Cándido Gerón procede desde un “Punto de Partida”, capítulo en el que aborda el contexto sociopolítico en el que nace, se forma y se desarrolla la personalidad artística de Alberto Ulloa. Luego, en el capítulo titulado: “España: etapa previa al éxito, Gerón aborda las distintas etapas formativas de Ulloa en la Escuela Nacional de Bellas Artes (1970-74) y en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, España (1975-77). Más adelante, en ensayos como: “Encuentro con el artista”; “Ulloa: las invenciones. Metafísica de lo visual”; “La caverna mágica de los sueños. El dramatismo expresionista”, “El color: paraninfo de las emociones. Morfología de lo ilusorio”; “El dibujo: la experiencia inefable”; “La cerámica: el incendio de las paradojas” y en su mejor acercamiento sobre la obra escultórica, el reconocido crítico y poeta navega en sus aguas, pues resulta notable el profundo diálogo que en los últimos tiempos ha mantenido con el artista y con su obra.

Poeta, periodista, crítico de arte y diplomático, Cándido Gerón (1950) es uno de los escritores más polifacético y prolíficos de las últimas décadas en Santo Domingo. “Alberto Ulloa: Visionario Fantástico” es su título número 14 dedicado al análisis y la difusión de las artes plásticas y visuales dominicanas.

Como se sabe, Cándido Gerón es autor de la “Enciclopedia de las Artes Plásticas Dominicanas (1844-1988)”, obra que le mereció el Premio Nacional de Didáctica, entregado por la Secretaría de Estado de Educación en 1989. Precisamente, en los próximos días estará disponible la sexta edición de esta obra en dos tomos de mil páginas cada uno.

Como poeta y críticos de arte, Cándido Gerón tiene muchos detractores y todavía más admiradores en los mentideros de la cultura nacional. Lo cierto es que se puede estar de acuerdo o no con sus criterios personales o con sus resultados profesionales, pero como analista, codificador, investigador y difusor del arte dominicano, tiene un espacio ganado y una obra monumental cuya utilidad y valor para las presentes y próximas generaciones de dominicanos resultan definitivamente incontrastables.

Además de la “Enciclopedia de las Artes Plásticas Dominicanas”, Cándido Gerón es autor de una serie de libros sobre artes visuales que se han convertido en importantes documentos de consultas, tanto para estudiantes, especialistas y amantes del arte dominicano, no sólo en nuestro país, sino también en países como Francia, España, Japón, Alemania, Bélgica, Italia, México, Puerto Rico, Canadá y los Estados Unidos.

Así, entre sus otras obras más importantes sobre arte dominicano destacan: “Siglo XX en las Artes Visuales Dominicanas (3 tomos), con la que volvió a obtener el Premio Nacional de Didáctica en el año 2003; “La plástica Actual” (1984); “Presencia de once pintores dominicanos” (1984); “Catorce pintores y cinco escultores dominicanos con proyección internacional”(1985); “Antología de la Pintura Dominicana”( 1990); “Obras Maestras de la Pintura Dominicana-1844-1995″(4 tomos); “Jaime Colson”(1996); “Pintura Dominicana, un cuarto de siglo-1970-1996” y “Pintura Dominicana-1890-2000”. La mayoría de estas obras han sido traducidas a los idiomas inglés y francés.

“Después del Quijote” es el título de una pintura paradigmática de la producción de Alberto Ulloa en la década de los años 80. Esta obra nos deja ver su saludable asimilación de las poéticas vanguardistas europeas. Sobre la misma nos advierte Cándido Gerón que: “Después del Quijote es una obra que no sólo exalta la personalidad en cuestión, sino que, además, nos descifra la certeza del mito desde su humanismo integral, el contenido de su propósito respecto a sus ideales y sueños”.

“En esta pintura, perteneciente al Museo de Arte Moderno, Ulloa nos ofrece una tremenda síntesis del perfil psicológico y la audacia del Quijote. El cuadro revela una fantasía narrativa y la expresión pictórica es maravillosa e inquietante. La atmósfera del color es suave, de unos blancos y grises plomizos que el dispositivo del ojo asume como algo misterioso o visionario. Las superficies del cuadro alumbran el tema. El color comunica la magia de la seducción. Pero sin duda, el nivel poético es lo que le da la dimensión de un impulso lírico y epocal”.