Sopas frías para el calor

2C_¡Vivir!_10_5,p01

 Alternativa. Dependiendo los ingredientes que se usen en su elaboración, puede ser un plato lleno de energía y frescura para el organismo

Con el verano en sus buenas, lo único que nos apetece es algo ligero y refrescante, léase, una exquisita sopa fría. El rey de la mesa estival es el gazpacho, pero hay muchas más opciones para preparar este platillo.
Son fáciles (sólo necesitas una buena batidora), muy nutritivas y, normalmente, bajas en calorías. Otra de sus ventajas es que al ser frías, muchos de los ingredientes utilizados son crudos, por lo que conservan mucho mejor sus vitaminas. Crema de pepino, sopa de melón o gazpacho, todo un clásico español… ¿Te gustaría probarlas?

recetas
Crema fría de pepino

4 pepinos medianos
2 yogures griegos (o desnatado si quieres hacerlo más ligero)
1 cebolla blanca
1/2 diente de ajo
Sal y pimienta negra
Vinagre de manzana o zumo de medio limón
Aceite de oliva virgen extra
Menta fresca
Preparación. Se pelan los pepinos, se cortan en rodajas y se colocan en el vaso de la batidora. Se añaden el medio ajo, la cebolla, el vinagre o limón), pimienta negra, un chorro de aceite y un poco de sal. Se tritura todo hasta que quede muy fino. A continuación se añaden los yogures y se vuelve a batir para que quede bien integrado. Si resulta espeso se añade un poco de agua fría. Se sirve muy fría y acompañada de unas hojitas de menta o albahaca.

Vichyssoise

La parte blanca de 4 puerros
3 papas grandes
1 cebolla
1 taza de caldo de verduras
1 taza de leche desnatada
Aceite de oliva virgen
Zumo de medio limón
Sal y pimienta negra
Preparación. Limpiamos bien los puerros y los cortamos (solo la parte blanca). Cortamos también las papas y la cebolla. Rehogamos el puerro y la cebolla y cuando estén blandas añadimos las papas y rehogamos un poco más. Añadimos el caldo dejamos cocer unos 15 minutos. Trituramos todo y añadimos la nata o la leche y el zumo y sazonamos. Se puede añadir más caldo si queremos que la sopa sea más líquida. Se deja enfriar en la nevera. Se sirve con un poco de cebollino cortado o perejil.

Salmorejo

4 tomates

1/2 taza de miga de pan
1 diente de ajo
1/4 de jamón ibérico
2 huevos
Agua
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Perejil
Preparación. Limpia y tritura los tomates, cuela para quitar la piel y las pepitas, vuelve a triturar añadiéndole el pan, el aceite de oliva virgen extra, el ajo y la sal. Bate hasta conseguir una masa homogénea y lisa, hazlo sin prisa. Reserva en la nevera. Sirve cuando esté frío. Lo puedes decorar con trocitos de huevo duro y de jamón.