Starship se luce en su debut en el país

http://hoy.com.do/image/article/143/460x390/0/00ADA294-4D1D-4300-A42B-3F8EE150BC61.jpeg

JOSELIN RODRÍGUEZ
[email protected]
En medio de las luces y de una cortina de humo, Mickey Thomas y los demás integrantes  de Starship entraron al escenario y de inmediato sintonizaron con el público  al ritmo de “It’s not over (‘Till it‘s over).

    Eran las 10:15 de la noche, cuando el afamado grupo de rock estadounidense inició el concierto, en el que hizo un recorrido por los éxitos que le dieron a conocer en la lejana década de 1960 hasta estos días.

 El Teatro La Fiesta del hotel Jaragua fue el lugar escogido para ese primer encuentro con el público local. Mientras se desplazaba con gracia y como dueño absoluto del escenario, Mickey Thomas, quien además de cantar permite que los demás miembros del grupo se luzcan, siguió el recital con “No way out” y “Jane”, este último uno de los primeros éxitos de la banda.

“Gracias,  muchas gracias. Ahora vamos a hablar de una chica diferente”, dijo el artista en inglés a modo de introducción para la popular “Sara”. La algarabía se hizo sentir; mientras la interpretaba se ponía las manos en los oídos para oír cantar a la gente.

  Con  el clásico “Nothing’s Gonna stop us now”, lograron uno de los  momentos más especiales  en  la casi hora y media que duró el concierto.

De sus inicios seleccionaron “Miracles” y “Count on me”.

Entre buena música y canciones, la noche transcurrió con temas como “White rabbit”, que entonó con su bella y potente  voz la corista Stephanie Calvert.

Con  “Somebody to love”, “Set the night to music” o “Stranger”,   lograron subir el ánimo en la audiencia y les ganaron vítores.

Uno de los momentos culminantes fue cuando interpretaron “We built this city”. En esta  canción, se pudo ver a  Stephanie “luchar” con el cable del micrófono. Aunque con este tema se despidieron, y  las luces permanecieron apagadas durante unos instantes, el público seguía esperando más, por lo que la banda regresó para regalar dos últimas canciones “Find your way back” y la repetición de “Nothing’s gonna stop us now”, con la que finalmente dijeron adiós a las 11:17 de la noche.

El público

Comportamiento

No se puede negar que en muchas ocasiones la audiencia se portó mal durante la actuación de Starship. Hubo momentos en los que  algunos se pararon de sus asientos para ir a otras mesas y que también había otras personas que hablaban tan alto, que sus voces sobresalían por encima de las canciones. Una  gran parte del concierto la gente se mostró sin vida y sin chispa, a pesar los esfuerzos de la banda.


COMENTARIOS