Sudáfrica

¿Por qué la República Dominicana no tiene relaciones diplomáticas y comerciales con Sudáfrica? Resulta interesante esa pregunta si uno observa que ese país cuenta con la economía mas desarrollada del continente africano. Y para obtener un visado, con dificultad, hay que pedirlo al Consulado de Sudáfrica en Cuba.
El que va allí esperando encontrarse con leones, monos o jirafas andando por las calles, se equivocó. Desde tempranas horas de la mañana hasta tarde en el día, se escucha el sonido de gente trabajando en construcción, desde el séptimo piso del hotel en donde me alojé, al asistir a la Cumbre de Liderazgo Apostólico, en el Centro de Convención de Sandton. Para encontrarse con esos animales habría que recorrer por lo menos seis horas en automóvil, lejos de la capital. O ir al zoológico de la ciudad.
Desde que el oro y la plata fueron explotados industrialmente en los años 70 y 80 del siglo XIX, se ha creado una nueva economía regional. Pero después del 1910, un nuevo estado político fue creado, llamado Sudáfrica, y una nueva identidad política comenzó a tomar forma.
Cuando un hermano me trasladaba del aeropuerto al hotel, me comenta en ingles que en Sudáfrica se hablan once lenguas. Por respeto a las distintas razas, se oficiliazaron esas lenguas, incluyendo el inglés. Y mientras veía grandes edificaciones, numerosos centros comerciales, avenidas, nuevas construcciones, con un estilo medio inglés, con el vehículo que se maneja desde el asiento de la derecha. Da la impresión de ser una ciudad nueva. El proceso democrático culminó definitivamente cuando Nelson Mandela fue elegido el primer presidente negro de Sudáfrica en 1994, luego de haber recibido el Premio Nobel de la Paz, por su lucha anti-apartheid.
La minería, la extracción de carbón y minerales y metales preciosos como diamantes, oro y platino, convierten a la industria de Sudáfrica una de las poderosas y diversificadas de todo el continente africano. Desde los sectores de transformación de bienes agropecuarios y minerales, hasta los sectores automovilístico, aeronáutico y energético están presentes.
Visitar un supermercado en Johannesburgo, su capital, ofrece una idea de la gran cantidad de productos nacionales, repletos, y a bajos precios. Con una moneda llamada Rand, equivalente a 13 rands por un dólar. Y una comida con un sabor exquisito, de muchos condimentos, hacen de Sudáfrica un lugar difícil de olvidar y con deseos de regresar.
Pero me impactó grandemente, el nivel de adoración y de búsqueda de Dios, por medio de la revelación de Jesucristo. Allí, me di cuenta cómo la estación apostólica muestra un elevado nivel de desarrollo espiritual del africano que ha entregado su corazón a Jesucristo.


COMENTARIOS