Sumando esfuerzos Proyecto Avial sugiere a ciudadanía cambiar de hábitos.

amet

Con el apoyo de grupos empresariales, medios de comunicación, instituciones escolares y otros sectores de la sociedad, un grupo de ciudadanos preocupados por el tormentoso y anárquico tránsito vial en calles y avenidas del Gran Santo Domingo y las principales ciudades del país inició una activa campaña educativa para concienciar a la población sobre la importancia de cambiar de costumbres y hábitos adquiridos, de manera que asuman el compromiso de coadyuvar a que la población, conductores y transeúntes, extirpar de las vías públicas ese canceroso problema social que afecta a la ciudadanía y cada año genera miles de pérdidas de vidas, heridos, mutilados y cuantiosas sumas millonarias.
El proyecto Alianza Dominicana a Favor de la Movilidad y Seguridad Vial (Avial) es una alianza público-privada que, según Luis Molina, coordinador general de la iniciativa, “busca la articulación de un gran proyecto de educación vial en la República Dominicana, con la participación de todos los sectores de la vida nacional”.
Es una organización sin fines de lucro, que tendrá como misión específica contribuir a la mejora del tránsito en nuestro país.
La alianza estará compuesta por los organismos que regulan el tránsito en República Dominicana; el Congreso Nacional, empresarios, los sectores sindicales y del transporte, academias y centros de estudios, medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales (ONG). Este tipo de iniciativas se ha puesto en práctica en otros países.
Molina refirió que como organización público-privada, Avial articulará acciones entre el sector para impulsar un manejo responsable, “donde se respete a los transeúntes y las leyes de tránsito, contribuyendo al ahorro de combustibles y a la disminución de los accidentes de tránsito que cobran más de 24,000 víctimas al año y que nos colocan en el segundo lugar con más muertes a nivel mundial y que han hecho de Santo Domingo una anarquía vial”.
Si persiste el desorden vial, se estima que los costos de los accidentes de tránsito podrían ser mayores a los 4,000 millones de pesos en un periodo de tres años, a lo que habría que sumar los cuantiosos gastos que causa a la economía dominicana y las cuantiosas inversiones que en infraestructura el Gobierno nacional tiene que ejecutar.
Avial inició con entusiasmo una campaña de educación con mensajes alusivos al tránsito, tales como “mantén la distancia”, “sal con tiempo”, “paga por Internet o por teléfono”, “evita la entrada y salida de colegios”, “evita las horas pico”.
¿Quién lidera Avial?
“He trabajado toda mi vida en gestión de proyectos. En el área de políticas públicas, de negocios y de organizaciones sin ánimo de lucro, lo que me fue preparando para identificar la necesidad que existe en este país de tratar el problema del tránsito desde un punto de vista integral.
Dentro de esta visión decidí tocar voluntades para fundar la organización y así empezar a trabajar en el problema del tránsito, que es uno de los principales problemas que nos arropa conjuntamente con la salud y la corrupción y la inseguridad.
Para empezar los trabajos de AVIAL decidimos empezar haciendo un llamado a el gran ausente de las políticas públicas: conductores y transeúntes, haciendo un llamado para que cambiemos nuestros hábitos y empecemos a comprender que este es un problema del Gobierno y de la ciudadanía”.
Cambiar hábitos.
“Es importante que todos los dominicanos sepamos que somos parte del problema y que podemos ser parte de la solución responsabilizándonos de nuestras acciones y comprendiendo que el cambio debe empezar por cada uno de nosotros.
No estamos en la década de los 80; estamos en el 2017 y debemos cambiar nuestros hábitos y costumbres adaptándolos a las nuevas realidades de nuestra ciudad. El cambio de hábitos es clave para lograr el cambio. No podemos seguir con la costumbre de salir tarde para luego quejarnos de los tapones.
El 70% de los tapones son causados por los conductores en su afán desenfrenado de llegar a sus destinos en la mayor brevedad de tiempo, de modo que bloquean las intersecciones y causan accidentes, que luego afectan la viabilidad en el gran Santo Domingo.
Es necesario educar a los motoristas y peatones, pues son tan responsables en el caos del tránsito como los conductores en general.
Es imposible que nuestra sociedad avance cuando los motoristas andan sin ningún tipo de regulación, mientras que los peatones cruzan las calles por cualquier parte y se dedican a chatear mientras pasan de un extremo a otro de la calle y luego se quejan de un caos que ellos mismos ayudan a germinar.
Los chóferes de carros públicos no pueden ser parte de la solución del problema del tránsito. Es necesario eliminar este sistema de transporte, reemplazándolos por autobuses y minibuses, que en una etapa posterior sean un complemento de sistemas colectivos de alto volumen como el metro. La solución descansa sobre el pilar de un transporte público colectivo eficiente”.


COMENTARIOS