TC crea unidad dará seguimiento a la ejecución de las sentencias

El El Tribunal Constitucional (TC) ayudaría a la gente con problemas de ejecución de fallos

El Tribunal Constitucional (TC) puso en funcionamiento una Unidad de Seguimiento de Ejecución de Sentencias, para auxiliar a las personas que, teniendo un fallo a su favor, encuentren alguna dificultad en la ejecución del mismo.
La información la ofreció ayer el presidente de la alta corte, Milton Ray Guevara, durante una rueda de prensa convocada para anunciar la continuación del ciclo de presentación y acercamiento de los jueces del TC con la población, a nivel nacional.
Admitió que a veces hay instituciones que tienen dificultad para ejecutar las decisiones que emanan de la alta corte, y las personas afectadas van allí y se quejaban vía la Secretaría de la institución.
“Hemos tenido alguna madre, alguna viuda que se han acercado y nos han dicho que no le quieren pagar; hemos hablado, hemos resuelto, pero nosotros no tenemos unas estadísticas de eso porque no teníamos el mecanismo, ahora lo tenemos, y con su reglamento”, reveló Ray Guevara.
Explicó que la Unidad de Seguimiento de Ejecución de Sentencias es dirigida por la licenciada Laura Bisonó, una experta en derecho legal de ejecución, quien se encargará de preparar el expediente para que el pleno del tribunal posteriormente lo decida, conforme lo establece su ley orgánica.
Dijo que por falta de ese mecanismo en el TC no hay estadísticas claras de cuántos casos de ese tipo se han presentado, aunque aseguró que son escasos.

Exhortó a cualquier persona que tenga dificultades en la ejecución de una sentencia, a dirigirse a la citada unidad.
No hay privilegios. El funcionario afirmó que la transparencia en el manejo de los expedientes “es única” en el TC, y el orden para el conocimiento de los mismos es imposible de alterar.
Esto así, explicó Ray Guevara, porque los casos siguen un orden establecido en un software llamado Sistema Integral de Gestión de Expedientes (SIGE), que establece que los expedientes salen en el mismo orden en que entran, excepto que haya un problema de votación.
“El lunes es un día especial para amparos, el martes se sigue un protocolo; no hay forma de privilegiar un expediente con relación al otro, salvo que el reglamento diga que esa materia que es de amparo, debe ser conocida”, puntualizó el magistrado.


COMENTARIOS