Telescopio : Cierra puerta a inmigrantes.-

JOSÉ NÚÑEZ

En sus afanes de cumplir con su promesa de cerrar las puertas de Estados Unidos a los inmigrantes, el gobierno del presidente Donald Trump decidió esta semana darle fin al Estatus de Protección Temporal (TPS), en inglés, que amparaba 195,000 salvadoreños, acogidos por el Norte desde 2001 a raíz de los fuertes sismos que azotaron El Salvador. Para muchos latinoamericanos el anuncio parece una entrega más de un filme de terror de una novela de Stephen King. El 7 de noviembre, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), en inglés, aplicó igual medida a 5,300 nicaragüenses damnificados del huracán Mitch que azotó Nicaragua en 1998, y a 59,000 haitianos acogidos por EEUU tras el terremoto de 2010.
¿Qué es el TPS?.- El “Temporary Protected Status”, en inglés, es definido por expertos internaciones como “un privilegio migratorio que da Estados Unidos a ciudadanos de un determinado país por una cierta causa”. Fue creado en 1990. El TPS –que generalmente puede abarcar un plazo de seis o 18 meses- se da para proteger o acoger en territorio estadounidense a personas que en su país de origen corren algún tipo de peligro, y lo otorga la Secretaría de Seguridad Nacional. Los riesgos que amenazan los beneficiados podrían ser guerra civil o conflicto armado, desastres naturales como huracanes, terremoto (el caso de Haití) o enfermedad.
Países de mierda.- La reacción del gobierno de El Salvador no se hizo esperar, y confía en que la mayoría de sus ciudadanos residentes en EEUU gestione la plena ciudadanía del Norte, pues tienen un plazo hasta septiembre del próximo año. Otro punto a resaltar es que la medida de Trump podría romper muchas familias latinoamericanas que tienen hijos que nacieron en territorio estadounidense. En sus afanes anti-inmigratorios, ya Trump prohibió –bajo el alegado de ser naciones patrocinadoras del terror- la entrada a EEUU de ciudadanos de Chad, Venezuela, Corea del Norte, Irán, Libia, Yemen, Siria, Irak, Somalia y Sudán. Y, en una reunión con legisladores el jueves pasado, según el Washington Post, Trump acaba de llamar “países de mierda” a El Salvador y Haití. Las reacciones no se han hecho esperar.


COMENTARIOS