Tierra alta

PASTOR VASQUEZ
[email protected]
 www.ceyba.blogspot.com
 LEONEL Y LA IZQUIERDA
LA CARTA DEL LECTOR ROBIN PAYANO

El presidente de la República Dominicana, doctor Leonel Fernández Reyna, ha tenido la maravillosa idea de realizar una cumbre latinoamericana sobre el papel de la izquierda revolucionaria en la región.

Con la idea el presidente Fernández, un intelectual progresista que lo ha demostrado en la práctica y en la prédica, ha querido rescatar del olvido aquel movimiento que cambió el pensamiento en América Latina.

Los movimientos de izquierda aportaron su sangre en la lucha por las libertades públicas en el mundo, pero la izquierda cometió muchos errores que, muchas veces, causaron sacrificios innecesarios.

El presidente Fernández, a través de la Fundación Global, quiere llamar a los líderes latinoamericanos a conversar, a analizar esos episodios de la historia.

Sin embargo, Narciso Isa Conde y un grupo de izquierdistas a quienes yo respeto, parece que no han comprendido la idea y vuelven con los mismos errores del pasado, marcados por el vanguardismo, la intolerancia y la desarmonía que corroía a nuestra izquierda. Se trata de conversar para ver cuáles fueron los aportes y dónde estuvieron los errores.

Me dio mucha pena ver a estos izquierdistas montando un piquete para oponerse a un diálogo intelectual. ¿Hasta dónde vamos a llegar con esto? ¿Es que el Presidente no viene de la izquierda? ¿Quién nombró a Narciso dueño de la izquierda dominicana?

Precisamente sobre el pensamiento progresista del Dr. Fernández Reyna he recibido una carta del señor Robert Payano, que quiero compartir con ustedes, pues él expresa libremente su desacuerdo con un artículo que publiqué en días pasados sobre el capitán Thomas Sankara, presidente revolucionario de Burkina-Faso.

Veamos:

Hola Pastor Vásquez

He leído su columna en el periódico Hoy del 7 de octubre, donde usted dice, entre otras cosas, que Leonel, en la ONU lució con el rostro de un revolucionario.

Pienso, que la palabra de “revolucionario” le queda grande al tecnócrata de Villa Juana.

Hablar con cierta valentía no coloca al presidente Leonel, en la dimensión de un revolucionario.

Revolucionarios fueron Cristo, Gandhi, el Che y Narcisazo.

Eso de revolucionario, se hace, no se dice, la mejor forma de decir es hacer. Eso, no se ve en el rostro. La capacidad intelectual de Leonel es todo menos  de revolucionario.

Por sus frutos lo conoceréis, reza el Evangelio.

Servirle a los pobres no pasa de moda… Juan Bosh, fue un ejemplo de revolucionario, pero sus alumnos abandonaron su opción preferencial por los pobres. LEONEL, se ha desvinculado de los sectores marginados, apoyando a los modernos fariseos, escribas y saduceos… a estos sabemos cómo Cristo los denunciaba.

Puerto Plata, 16 de oct. 2007.

MI RESPUESTA

Yo soy una persona democrática; como mi Presidente, creo en la democracia y por eso pienso que usted tiene el derecho a no estar de acuerdo con lo que planteo.

Yo pienso que ser un revolucionario es pensar en un país mejor, en una nación moderna e institucionalizada. ¿No es eso lo que ha hecho el Presidente en sus dos gestiones?

¿Quién modernizó las gestiones del Estado y eliminó las odiosas burocracias y el picoteo en las oficinas recaudadoras?

Fue el presidente Fernández quien llevó la voz cantante para la reforma y modernización del Estado, para la reforma de la Justicia, y fue el presidente Leonel Fernández, en medio de la burla de sus opositores, quien pensó en la alta tecnología en el sistema educativo dominicano.

¿Quién implementó la tarjeta Solidaridad? ¿Quién envió a decenas de estudiantes pobres a Cuba para formarse como médicos? ¿Quién entabló valientemente relaciones con Cuba comunista? Fue Leonel Fernández. Los gobiernos del PRD no pudieron hacerlo, pues el miedo y la renuncia a sus principios primaron en sus administraciones.

Yo creo que el presidente Fernández es más revolucionario que el mismo Narciso.