Tips para ganarse la confianza de los hijos

3_¡Vivir!_26_1,p02

Dicen que la confianza no se pide, sino que se gana; sin embargo, a muchos padres les resulta complicado fomentar un clima de diálogo y espontaneidad con sus hijos.
A veces esperan que ellos sean adolescentes para hablar “temas de grandes” cuando lo mejor, explica el psicoterapeuta Hans Gutiérrez, es inculcarles este valor desde pequeños para que siempre se sientan respaldados y superen mejor las dificultades.
Gutiérrez, un especialista peruano que publica sus artículos en su página web titulada “psicoterapia-on-line.blogspot”, explica cómo generar este valor:
1. Fomenta la sinceridad en casa, de manera que tus hijos siempre crean en ti.

2. Establece disciplina. Cuidado con creer que la confianza es buscar la aceptación y la buena crítica de tu hijo. Por el contrario, eres tú quien debe establecerle normas y límites. Aunque a veces no le guste, eso lo hará sentir seguro.

3. Dialoga con él. Escucha sin criticarlo, no traiciones su buena voluntad. Más bien aprovecha ese tiempo para aclarar sus inquietudes.

4. Procura que dentro de la convivencia se practique la tolerancia, el respeto y la comprensión, valores que promueven la confianza.

5. Enseña con cariño. La confianza es un valor frágil. Puede perderse con las dudas e imprudencias, pero lo que prevalecerá en tu hijo es el amor que le demuestres.

6. Valora lo que le importa. Párate a pensar qué conoces de tu hijo, de sus intereses y proyectos, de lo que valora por encima de todo. Es importante para poder conversar con él y realizar actividades juntos que consoliden nuestra confianza y amistad.

7. Preocúpate por sus cosas. Debes poder hablar con tu hijo o hija joven de cualquier tema y sin reproches por delante. Aconséjale sin censurar. Está deseando, aunque no lo diga, que se preocupen por él.

8. Respeta su intimidad. No intentes sacar a tu hijo sus confidencias a base de interrogatorios.

9. Date a conocer. Cuenta a tu hijo, de vez en cuando, algo personal acerca de tus ideas, tus proyectos de futuro (profesionales o no), de tus alegrías o tristezas, para lograr intimar con él. Le conocerás y tendrás su confianza cuando él te conozca a ti.

10. Entrégate cuando te necesite. Tu hijo ha de ver en ti alguien en quien poder confiar siempre.