Toyota Agya Solución diaria

El segmento de los subcompactos es hoy día uno de los más demandados, y eso básicamente porque son vehículos económicos en compra y mantenimiento. Además que se desenvuelven bien en nuestras caóticas urbes resolviendo el día a día, y para Toyota eso esun tema de oportunidad donde le interesa tener presencia.
Cuando desde el concesionario Toyota local nos anunciaron la oportunidad de probar el Toyota Agya, el modelo benjamín de la marca en nuestro mercado,estaba un poco escéptico de las promesas del fabricante con respecto al consumo y desempeño, ya que con un pequeño motor de tres cilindros y 1.000 cc me causaba incertidumbre creerme que podía llegar hasta los 160km/h y superar los 70 kms. por galón.
Diseño exterior. Con una carrocería de solo 3.66 metros de largo, 1.60 de ancho y 1.52 de alto, su diseño recoge el ADN de otros modelos de la marca, presentando una gran parrilla alargada hacia abajo que marca el exclusivo carácter del frente.
En su lateral tiene un quiebre en el pilar trasero que responde a una tendencia globalde este segmento, una solución que parece estar de moda ya que también lo podemos ver en algunos modelos de Mazda y Nissan. Es un auto de cinco puertas y el techo tiene una ligera caída hacia atrás con un spoiler por arriba del portón. Lleva aros de aleación de 14 pulgadas con neumáticos 175/65R14.
Amplio interior. En su interior está bien equipado y la primera sensación de asombro fue descubrir que es más amplio de lo que sugiere el exterior. Si bien hay que considerar el tamaño subcompacto del auto, por dentro cinco pasajeros caben bien. En cuanto a materiales, son resistentes y de sobrio diseño orientados a la funcionalidad. Lleva una pantalla táctil multimedia de 6,2 pulgadas con visualización de reversa y distintas informaciones mecánicas y de uso, junto a un equipo de sonido con funciones bluetooth, MP3 y USB
El tipo de acabadoes lo que normalmente encontramos en los modelos de este segmento, interiores plásticos rígido y buena calidad de terminación. Hablando de equipamiento, tiene un volante multifunción muy cómodo yrevestido en piel, espejos retrovisores y vidrios eléctricos, aire acondicionado y sensores de estacionamiento entre otros.
En cuanto a seguridad viene con airbags para conductor y pasajero, frenos ABS con EDB, cinturones de seguridad para las cinco plazas, sistema ISOFIX para niños y frenos de discos delante y tambores atrás.
Su andar. Al probarlo por la ciudad de Santo Domingo, nuestro interés era percibir de qué estaba hecho este vehículo y ver si cumplía con las promesas de su ficha técnica. ¡Vaya que si nos llevamos una grata sorpresa! En ciudad muestra un comportamiento muy eficiente en el que su poca demanda de combustible es una de sus cartas fuertes, lo cual es más que significativo para quién está en la búsqueda de un auto ahorrador, con buena imagen y que exige pocas visitas a las gasolineras.
En nuestras malas carreteras la suspensión es notable y absorbe de mejor manera las irregularidades del camino, lo que brinda una sensación de estabilidad y mucho confort. Al exigirle, este vehículo urbano sorprende con sus capacidades de aceleración no perdiendo en ningún momento el aplomo, además de que su dirección es de funcionamiento optimo y precisa, lo cual pudimos constatar en cada curva del camino.
Motorización y consumo. Como mecánica el Agya viene con un motor de tres cilindros, 1.000 cc, 67 Hp y transmisión automática de cuatro velocidades. Al transportarnos no diremos que se siente como un potente 4 cilindros de 2 litros, pero aún su diminuta concepción en las urbes no presenta ni problemas en aceleración y tampoco desfallecimientos por falta de potencia.
Pero vamos a lo interesante, que es el manejo y la economía de ejercicio. En nuestra prueba de consumo, respetando las leyes de transito, el Agya logró un más que respetable rendimiento de 78,6 Km por galón. En general cualquier auto que ofrezca por encima de los 65 km por galón debemos dejar de preocuparnos por el consumo y pensar solo en la satisfacción de uso diario.
Sus principales ventajas, además del reducido consumo de combustible, son el ampliointerior, el agradable manejo y la cantidadde accesorios útiles a disposición.
Conclusión. Después de la prueba podemos concluir que el Toyota Agya es un hatchback subcompacto muy enfocado a la eficiencia, con buen equipamiento, de acabados acorde al segmento y ideal para esos usuarios que a un vehículo le piden economía de uso y no prestaciones deportivas.
Lo interesante de este modelo es que el manejo en ciudad y el ahorro de combustible son impresionantes, logrando en nuestra prueba un kilometraje de 78,6 km por galón. Cualquier auto que de más de 70 km x galónes más que bueno introduciéndose en el segmento de los vehículos mecheros. Y por calidad constructiva (es un Toyota) este campeón del rendimiento viene a reclamar su lugar en el segmento de los hatchback más convenientes del mercado. La relación costo-beneficio es de admirar, y el desempeño cumple 100%con lo esperado.


COMENTARIOS