DIÁLOGO CON: Domingo Marte Ingeniero Agrónomo. “La aventura de mi vida”

12222

Trabajador incansable. Este hombre, de hablar pausado, pronto cumplirá 80 años, pero tiene la fortaleza física y una memoria sorprendente “memoria de elefante” capaz de recordar con lujos de detalles situaciones de década atrás.


Recorrer y documentar 227 playas que tiene la República Dominicana, en medio de vicisitudes, desafíos del clima y terrenos inhóspitos es para Domingo Marte, sin lugar a dudas, la gran aventura de su vida, porque su intensa y fructífera labor plasmada en “Ecos de la costa, travesía por el litoral marino”, ha dejado profundas huellas en este hombre que pronto cumplirá 80 años y a su edad conserva energías, talento, conocimientos, memoria y el espíritu indomable para embarcarse en la ejecución de varios proyectos que tiene en agenda.
“Estoy profundamente satisfecho por el trabajo plasmado en “Ecos de la costa”. El trabajo ha sido reconocido y elogiado por instituciones nacionales e internacionales por su labor en defensa de la naturaleza. Marte asegura que eso lo estimula a seguir trabajando. Su estilo de trabajo en el libro contiene cientos de fotografías impresionantes e información detallada de las playas del país, montañas, lagunas, humedales y de muchas especies que habitan en esos lugares. Documentó minuciosamente las 227 playas del país y sus entornos sociales y culturales.
La junta de gobernadores de la institución internacional “Board of Governors of the Federal Reserve” reconoció el trabajo meritorio de Marte, a quien consideran “héroe de la conservación”. Le otorgaron una membresía de por vida “en reconocimiento y con aprecio por la generosidad y dedicación con el fin de preservar el mundo natural y la rica variedad de vida”.
“Una imagen habla más que mil palabras, pero la información de contenido es muy importante. Pero cuando se trata de cosas que deben informarse, la información es relevante. En ocasiones he visto en publicaciones de periódicos imágenes de ríos del país, sin citar el nombre, o con el nombre equivocado. Incluso, he observado comerciales del sector turístico promoviendo lugares que no se corresponden con su lugar de origen”.
Marte hace referencia a una travesía que hizo hace años con su amigo Frank Moya Pons, un recorrido cerca del nacimiento del río Yuna y nos fuimos descolgando. “Eso fue antes de él ser Ministro de Medio Ambiente y antes de yo pensar en documentar las playas y escribir el libro. No llevé cámara al viaje porque alguien nos dijo “se van mojar”, y así fue. Le dimos 30 o 40 pasos al río y salimos por la comunidad de Blanco, caminando desde San José de Ocoa a esa comunidad. Fue un viaje de aventura”.
“Nadie ama lo que no conoce”.
“Con mis recorridos trato de dar a conocer mejor el territorio de la República Dominicana y los recursos naturales que contiene. Nadie ama lo que no conoce y por eso en las fotografía y en los textos que acompañan mis escritos trato de llevar información a los interesados de manera que valoren las riquezas y bellezas que tenemos, pero también para que se enrolen en su conservación.
Repetimos muchas veces que nuestro país es rico y hermoso, aspectos que dependen principalmente de nuestros recursos naturales y el medio ambiente. Estos tienen muchas amenazas y si queremos que República Dominicana no desemboque en la catástrofe que hoy tiene Haití, y otros países del hemisferio, a nosotros nos toca defenderlos”.
Brotado del Corazón.
José Mármol escribió estas líneas: “Este libro, que el destacado escritor, poeta, crítico y exministro de Cultura, José Rafael Lantigua, consideró brotado del corazón del autor y de su anhelo por “comprobar que las costas dominicanas conservan esencialidades que marcan y definen no solo un panorama de bellezas sino el resguardo fundamental de nuestra naturaleza viva y palpitante, aquella que debemos conocer mejor para protegerla a conciencia, entre todos”; este libro, subrayo, traducido al inglés y francés, constituye un testimonio de compromiso y conciencia acerca de la necesidad de preservar nuestros tesoros naturales, como también, lo más atractivo y único de nuestra geografía y de la industria turística como primer motor de nuestra economía actual y futura. Un auténtico legado de envergadura marca-país”, playas y sus entornos sociales, culturales.