Tragedias sobre ruedas

Accidentes en motociletas.- Esta Motociceta circulaba por el sector el Edén de Villa Mella con dos ocupantes transportando un colchón, una tarea que se cree es para una camioneta Esto a la vista de todo y en plena luz del día. Foto/ Napoleón Marte
Accidentes en motociletas.- Esta Motociceta circulaba por el sector el Edén de Villa Mella con dos ocupantes transportando un colchón, una tarea que se cree es para una camioneta Esto a la vista de todo y en plena luz del día. Foto/ Napoleón Marte

Los accidentes en motocicletas en nuestro país aumentan vertiginosamente cada año, dejando en miles de hogares una estela de luto, dolor, traumas, severas lesiones y cuantiosas pérdidas para las familias de las víctimas que asumen los costos del tratamiento y de la pérdida de productividad de las personas que mueren o quedan discapacitadas por sus lesiones, que en la mayoría de los casos son hombres jóvenes con edades entre 15 y 30 años.
Además, los accidentes de motocicletas implican cuantiosas inversiones para instituciones gubernamentales. Se estima que algunos países invierten el 3% de su Producto Interno Bruto (PIB) en accidentes de tránsito. En el caso de República Dominicana, cada año el Estado invierte 1.8% del PIB, dedicado a la salud, pero esos recursos son consumidos por pacientes lesionados en accidentes de tráfico “lo que representa una enorme carga para el Estado “dominicano”, según el doctor Alejandro Soto Méndez, director médico del Soporte Vital de Trauma Prehospitalaria (PHTLS).
Según las proyecciones de un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Cruz Roja y la Harvard School of Publico Health, “si continúan las tendencias actuales, para el año 2020, los accidentes de tránsito pasarán a ocupar el tercer lugar como causa de muerte o lesión en el mundo”.
En los últimos años se registra un aumento de motocicletas al país, según la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), que precisa los siguientes datos:
Al 31 de diciembre de 2014, el parque vehicular ascendió a 3,398,662 unidades, registrándose 182,889 vehículos de nuevo ingreso respecto al 2013. Del total de vehículos, el 53.1% son motocicletas y el 21.8% corresponde a automóviles.
Ejemplo: Al 31 de diciembre de 2015, el parque vehicular ascendió a 3,612,964 unidades, registrándose 214,302 vehículos de nuevo ingreso respecto al 2014. Del total de vehículos, el 53.9% son motocicletas y el 21.4% corresponde a automóviles.
Al 31 de diciembre de 2016, el parque vehicular ascendió a 3,854,038 unidades, registrándose 241,074 vehículos de nuevo ingreso respecto al 2015. Del total de vehículos, el 54.4% son motocicletas y el 21.2% corresponde a automóviles.
Según la DGII, la mayor parte de los vehículos que han ingresado al país en estos años se encuentra en el Distrito Nacional, Santo Domingo y Santiago de los Caballeros, con una participación de 25.7%, 16.2% y 8.5%, respectivamente.
Las motocicletas tienen distintos usos: para mensajerías en instituciones públicas y privadas; para carreras en carreteras y autopistas, para asaltos y atracos a mano armada y el peligroso “motoconcho”, una modalidad que se puso en boga hace varios años para suplir la ineficiencia y las precariedades del transporte de pasajeros en el país.
Causa de muertes en niños Un estudio de esta problemática, dado a conocer en mayo de 2017 en Montevideo, refiere que “República Dominicana no aplica medidas respecto a la edad o altura mínima requerida para viajar en motocicletas”.
Los accidentes de motocicletas representan la principal causa de muerte en niños y adolescentes en el tránsito de América Latina, según el informe “Estudio sobre condiciones de niños en motocicletas de América Latina”, que realizó la Fundación Gonzalo Rodríguez y que fue presentado ayer en Montevideo.
El informe se realizó en 28 ciudades de Argentina, Brasil, Colombia, Paraguay, República Dominicana y Uruguay, y refleja lo que sucede en el tránsito de los países, el conocimiento sobre la circulación de niños en motocicletas, las normativas y su fiscalización, entre otros aspectos.
La investigación fue realizada por la Fundación Gonzalo Rodríguez, en colaboración con el Banco Mundial, el Banco de Desarrollo de América Latina, Fundacupib YUPS y el Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial.
En nuestro país El Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) es el organismo responsable de hacer cumplir la ley 63-17, de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial de la República Dominicana, mientras que la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet), es la entidad encargada de regular, organizar y procurar el buen funcionamiento del tránsito en la República Dominicana.


COMENTARIOS