Trastornos en el sueño se incrementan durante las fiestas

El desvelo de la Navidad propicia problemas para dormir una vez concluidas las fiestas

Durante el periodo vacacional navideño aumentan los trastornos del sueño a causa de las bajas temperaturas, la ingesta desmesurada de comida y alcohol y los cambios en el reloj biológico, explicó a Efe el director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS), Reyes Haro Valencia.
El desvelo al que someten las largas cenas navideñas es uno de los factores más importantes ya que modifica el ritmo circadiano, comúnmente conocido como reloj biológico, retrasando la hora habitual de irse a la cama, algo que propicia problemas para dormir una vez concluidas las fiestas.
“Tendrán problemas para dormir sobre todo los que retrasan un par de horas o más su horario de ir a la cama”, afirmó el especialista, y añadió que esas personas “tendrán dificultad para regresar al horario convencional”.
La falta de sueño también va acompañada de un mayor consumo de alimentos en las cenas navideñas, en especial hidratos de carbono para combatir las bajas temperaturas, y por ende una subida de peso, “factor que incide en la aparición de ronquidos y en la conocida apnea del sueño”.
La apnea consiste en interrupciones respiratorias que suceden durante la noche y que impiden que haya una continuidad del sueño.
“Si la persona ronca, roncará más. Si no ronca, puede comenzar a hacerlo y para quienes roncan, un poco más de peso les hace presentar la apnea del sueño”, precisó.
También ocurre que “los cambios en la temperatura propician el aumento en las enfermedades respiratorias”, siendo los cuadros gripales los que más influyen en el mal dormir de esta temporada.
El investigador del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) recalcó que “no podemos dejar de lado el consumo de alcohol que va acompañado de la fiesta” como otro factor determinante.
“El alcohol propicia más ronquidos, más apneas y en quienes no son roncadores afecta a la profundidad del sueño”, algo que origina distintas formas de insomnio. Igualmente, la nicotina presente en el tabaco también produce este efecto.
Según explica el doctor, la modificación del sueño por estos factores impacta de distintas formas a los cuatro indicadores que constituyen la buena calidad del ciclo del sueño: profundidad, continuidad, duración e inicio.