Tratan de impedir protesta contra discriminación racial

Matías Bosch abre los brazos para impmedir que un oficial del ADN, en su frente, lo despoje de letrero.

Un grupo de personas entre los que figuraba un oficial a cargo del Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN) trató de impedir ayer un acto en el Parque Duarte con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial.
En la actividad no se produjeron enfrentamientos lamentables debido a la masiva presencia de agentes de la Policía Nacional que evitaron que las personas que acudieron a enfrentar a los organizadores materializaran su propósito.
La jornada-rueda de prensa fue organizada por el Encuentro Ciudadano por una RD Libre de Racismo, que encabeza Matías Bosch, artistas, activistas sociales y de derechos humanos.
Ante la insistencia del oficial del ADN, un coronel del Ejército de la RD según se informó, y otras personas para que los activistas abandonaran la plaza, llegó luego el director de Espacio Público del cabildo, Aníbal Díaz, quien advirtió a los organizadores que no disponían del permiso para estar en el lugar.
Sin embargo, después de intercambiar palabras con los organizadores, Díaz expresó que podían desarrollar el acto, pero con la salvedad de que no tenían permiso del Ministerio de Cultura, por ser el parque un patrimonio cultural, no del ADN.
Bartolomé Pujals y otros de los organizadores apelaron a la Constitución y la libertad de expresión, que es un derecho universal, que estarían siendo violados por las autoridades al impedir el acto.
Los participantes en la jornada cívica llamaron al Estado, al Gobierno y al empresariado a reconocer y enfrentar el racismo que sufren personas de piel negra en el país, especialmente las que viven en comunidades empobrecidas.
Los activistas firmaron un comunicado en el que se explica que el racismo, relacionado con las diferencias de clase y de género en una sociedad profundamente desigual, está presente en el acceso a derechos como el trabajo, y en las interacciones sociales en la vida cotidiana del país.
Exigen garantías plenas para que en RD se puedan ejercer los derechos y libertades civiles y políticas, sin temor a la violencia policial ni de grupos fanáticos organizados, así como que no quede nunca impune un crimen de odio cometido en nuestro país.
Además, que el Poder Ejecutivo someta al Congreso Nacional, sin demora y en la actual legislatura, el proyecto de Ley General de Igualdad y No Discriminación, la cual debe prohibir toda forma de discriminación de género, sexual, nacional, cultural, por creencias, por discapacidad y de índole racista.
Al mismo tiempo, piden establecer sanciones ejemplares contra toda forma de incitación y crímenes de odio.
Demandan de igual modo la revocación de las sentencias TC/168/13 y TC/0256/14 del Tribunal Constitucional, por considerarlas racistas, violatorias de la Constitución y del estado de derecho, del derecho internacional y de los pactos internacionales que obligan al Estado Dominicano.
Solicita la firma y ratificación urgente por parte del Estado de la Convención Interamericana contra toda forma de Discriminación e Intolerancia y toda forma de discriminación.