Tremendismo de Euclides

Ubi Rivas.

Con Euclides Gutiérrez Félix amarro tratos y afectos desde 1962, y siempre lo he identificado como una de las inteligencias notables y el que ha demostrado una interpretación más diáfana y precisa del generalísimo Rafael Leónidas Trujillo en su monumental obra Trujillo: Monarca sin corona, un auténtico best seller.
Si Euclides dispusiera de un universo psicológico apacible como los presidentes Joaquín Balaguer, Leonel Fernández y Danilo Medina, seguro hubiese sido una opción de poder electoral, pero su altanería y prepotencia que con los años en vez de disminuir potencializa, lo ha marginado de la opción presidencial o siquiera para un desempeño señero del funcionariado.
Prueba es que los presidentes Fernández y Medina lo han relegado a una poltrona secundaria y no lo aíslan porque le temen a difundir interioridades y lacras del PLD.
Las redes sociales fueron virales con las declaraciones extrañas y sospechosas de Euclides donde afirma que si el PLD pierde el poder irían presos y el presidente Fernández, cuando se entendía que él y el gobernante han procedido exentos de la corrupción, cuando menos, hasta hoy.
En su columna del día 28 de mayo reciente en El Nacional, Euclides deja entrever que el presidente Medina se reeligiría, cuando por su añosa experiencia debiera aconsejar a su “compañero” que esa decisión es imposible, y provocaría una tragedia nacional, que el país rechaza.
Es de burda inteligencia de Euclides perfilar el destino electoral 2020, cuando su experiencia de 60 años ejerciendo la vida pública desde senador de El Jefe, Ministro de Interior del Gobierno en Armas del coronel Francis Caamaño y asistente por 23 años del presidente Juan Bosch, se presume han debido motivarlo a arrimar una fórmula de avenencia a su mandante y “compañero” presidente, no inducirle a un despropósito nacional.


COMENTARIOS