TRES DE RD En top 10 de los mejores lanzadores latinos de todos los tiempos

FULL CLOSE CUT CLOSECUT - Boston Red Sox pitcher Pedro Martinez reacts after striking out Anaheim Angels' Chone Figgins for the last of the seventh inning of Game 2 of the American League Division Series, Wednesday, Oct. 6, 2004, in Anaheim, Calif. (AP Photo/Kevork Djansezian)
FULL CLOSE CUT CLOSECUT - Boston Red Sox pitcher Pedro Martinez reacts after striking out Anaheim Angels' Chone Figgins for the last of the seventh inning of Game 2 of the American League Division Series, Wednesday, Oct. 6, 2004, in Anaheim, Calif. (AP Photo/Kevork Djansezian)

Bartolo Colón llegó a 246 victorias para convertirse en el lanzador latino más ganador de todos los tiempos, dejando atrás al nicaragüense Dennis Martínez, quien fue dueño de la marca por dos décadas.
Pero, ¿quiénes son los mejores lanzadores latinos de todos los tiempos en las Grandes Ligas?
Vamos a desarrollar un listado en orden descendente, de acuerdo a sus actuaciones en las mayores.
10) Félix Hernández: Ganador del premio Cy Young en una ocasión, el “Rey” tiene 14 años en Grandes Ligas y una marca de 168-124, con 3.32 de efectividad. Ha ponchado 2,441 contrarios y dos veces ha sido líder de efectividad, con los Marineros de Seattle.
9) Johan Santana: En un momento fue el mejor lanzador de las mayores, pero las lesiones descarriaron una carrera que llevaba ritmo de Cooperstown. El zurdo ganó dos premios Cy Young de la Liga Americana y apareció en cuatro Juegos de Estrellas. Tuvo marca de 139-78 lanzando para los Mellizos y los Mets y fue líder de efectividad en tres ocasiones.
8) Fernando Valenzuela: Con 173 victorias en su carrera, Fernando Valenzuela es el lanzador mexicano con más partidos ganados de todos los tiempos. También es el único lanzador nacido en México con 2,000 ponches. Lanzó en las mayores por 17 años, incluyendo 10 con los Dodgers de Los Angeles.
7) Luis Tiant: El cubano registró 229 victorias y 2,416 ponches lanzando para los Indios, Mellizos, Medias Rojas, Yanquis, Piratas y Angelinos. Tuvo tres apariciones en el Juego de las Estrellas y en cuatro temporadas alcanzó la marca de las 20 victorias. Entre 1968 y 1972, su promedio de efectividad estuvo por debajo de los 2.00.
6) Mike Cuellar: Cuatro veces ganador de 20 partidos en una temporada, Cuellar fue uno de los mejores lanzadores de la historia de los Orioles de Baltimore. Campeón en 1964 y 1970, uno de los puntos más destacados de su carrera –además del Cy Young que ganó en 1969- es su efectividad en playoffs de 2.85.
5) Dennis Martínez: Hasta el martes, fue el pitcher latino con más victorias en la historia de Grandes Ligas, con 245. A pesar de haber enfrentado problemas personales a mediados de su carrera, Martínez ganó al menos 100 partidos con dos franquicias diferentes, los Orioles y los Expos.
4) Bartolo Colón: Con 45 años de edad, el dominicano se convirtió en el lanzador latino más ganador de la historia con 246 victorias. Ganador de un premio Cy Young y miembro de 11 organizaciones diferentes, Colón es un caballo de batalla, jugando en su temporada 21, beneficiario de una operación de células madre que le devolvió su carrera en el 2010.
3) Mariano Rivera: Sin lugar a peros, Mariano Rivera es el mejor cerrador de toda la historia y obviamente uno de los mejores latinos en pisar la Gran Carpa. Sus 652 salvados son récord en las mayores y su desempeño en cinco campeonatos con los Yanquis, señal de lo intransitable que fue en el montículo.
2) Juan Marichal: Con 243 victorias en las mayores, y una actuación de leyenda con los Gigantes de San Francisco, Marichal terminó su carrera con 2.89 de efectividad y completó un partido más de los que ganó en las mayores. Acumuló 2,303 ponches en su carrera de 16 años en la Liga Nacional. Inmortal de Cooperstown desde 1983.
1) Pedro Martínez: Uno de los lanzadores más dominantes de toda la historia, sin importar nacionalidad. Martínez ganó tres premios Cy Young, 219 partidos y ponchó 3,154 contrarios, con 2.93 de efectividad de por vida. En una era de ofensiva, Pedro el Grande enseñó lo que era tener corazón… y un señor brazo.


COMENTARIOS