Tres pilares para fomentar las exportaciones

12_02_2016 HOY_VIERNES_120216_ El País7 E

El Decreto Presidencial 437-17 declara el 2018 como período para fomentar las exportaciones. Sin embargo no conocemos el plan de acción para asegurar resultados de impacto. No lo formula todavía el Consejo de Competitividad, el Centro de Exportaciones, ni la comisión de 38 empresarios y nueve ministros convocados por el señor presidente Danilo Medina. Los sectores productivos del Cibao asumen al menos tres pilares clave para acelerar las exportaciones.
Primer pilar: relanzamiento del Puerto de Manzanillo. Debemos romper la “Maldición de Osorio”, gobernador destructor de los puertos del norte con las devastaciones ordenadas por la Corona española. La masificación de biblias luteranas en la banda norte de la isla fue la excusa para desmantelar la capacidad de los puertos de esta región. El maleficio se mantiene 413 años después. Hoy, necesitamos asumir este puerto con sentido de nación. El sistema portuario posee 12 puertos que mueven casi 40 millones de toneladas anuales. Los diez puertos de la costa sur son privilegiados, en cambio los dos puertos del norte están en ruinas.
El gobierno debiera presentar a los 38 empresarios y nueve ministros, su propuesta de apoyo al puerto de Manzanillo, retomando el avance que llevaba Santiago. Los puertos de Caucedo, Haina, San Pedro y Cabo Rojo controlan el 85% de la carga. Se obliga que miles de millones de kilos de mercancías se transporten vía la autopista Duarte. Esta distorsión genera gastos excesivos en los productores cibaeños y 2,000 accidentes mortales. Un Decreto presidencial debiera relanzar este puerto, gestando fondos especiales vía la Ley fideicomisaria 189-11 y el Fondo de Pensiones.
Segundo pilar: una Plataforma Logística en Cibao Norte. Un centro regional de comercio internacional. Que conecte empresas cibaeñas con clientes del exterior, puertos de entrada y salida, organismos estatales y promoción del comercio mundial.
Tercer pilar: Merca Cibao en alianza público-privada. Que multiplique las sobradas capacidades cibaeñas de siembra, gestión de alimentos y productos del agro. Un centro funcional con carácter de red regional de abastecimiento y acopio agroalimentario que concentre la comercialización y exportación de productos agrícolas y pecuarios. Con actividades post-cosecha tales como lavado, almacenaje y cadena de frío, tratamiento, envasado y control sanitario.


COMENTARIOS