Tribunal acepta la reelección de Evo Morales

Evo Morales, presidente de Bolivia.

LA PAZ, Bolivia.- – El Tribunal Supremo Electoral de Bolivia aceptó la postulación de Evo Morales a un cuarto mandato en las elecciones del próximo año en medio de protestas opositoras que reclaman el cumplimiento de un referendo que rechazó la reelección del mandatario.
En una sorpresiva rueda de prensa en la que no aceptó preguntas de los periodistas, la presidenta de ese órgano, María Eugenia Choque, dijo el martes por la noche que el TSE aceptó la postulación de Morales dos días antes de que venciera el plazo.
Vecinos críticos organizados en plataformas ciudadanas salieron a protestar a nivel nacional en los órganos electorales locales mientras que seguidores del presidente celebraron en las puertas de palacio de Gobierno.
En La Paz algunos se crucificaron –se colgaron en una cruz con cuerdas– en las puertas del Tribunal Electoral mientras un grupo de jóvenes mujeres iniciaron una huelga de hambre y las marchas que estaban previstas llegar el fin de semana aceleraban su paso. Los partidos opositores y organizaciones de la sociedad civil pusieron la imparcialidad del Tribunal Electoral en tela juicio y el paro cívico convocado con anterioridad para el jueves tomó mayor apoyo. Los grupos críticos a la repostulación de Morales reclaman su inhabilitación en cumplimiento de un referendo que rechazó la reelección del gobernante, en el poder desde 2006. “El tribunal acaba de darle un puñal a la democracia con esta decisión” dijo el senador opositor, Arturo Murillo, en conferencia de prensa. Dos de los cinco miembros del tribunal decidieron. La vocal Dunia Sandoval en declaraciones a la televisora Unitel expresó que no se debería habilitar el binomio del presidente Morales porque el referendo celebrado en febrero de 2016 es vinculante, es decir, de carácter obligatorio. Esa consulta re chazó por una ligera mayoría una reforma constitucional promovida por el gobierno para habilitar a Morales en las elecciones de noviembre de 2019.
También explicó que enviaron junto a su colega Antonio Costas el 25 de noviembre una petición de medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en la que piden que se garantice su trabajo sin presiones. En referencia a presiones recibidas tanto por el oficialismo como de los opositores.