Trump niega ofensa a países, pero no logra frenar avalancha críticas

En Miami, Estados Unidos, personas mostraron su apoyo a los haitianos y protestaron contra Trump.

Donald Trump se encontraba este viernes en medio de un escándalo de alcance planetario por calificar de “países de mierda” a Haití, El Salvador y naciones africanas, algo que un alto funcionario de la ONU denunció como “racista”. Trump recurrió en la mañana a su arma favorita, la red Twitter, para defenderse y negar haber calificado de esa forma a los mencionados países, pero rápidamente fue desmentido por un senador del partido Demócrata que estuvo en la reunión y confirmó lo ocurrido.
En un primer mensaje, Trump admitió que en una reunión el jueves en la Casa Blanca para discutir sobre inmigración se dijeron cosas “duras”, pero aseguró que “ese no fue el lenguaje utilizado”.
Una hora más tarde, Trump volvió al tema en Twitter para asegurar que nunca dijo “alguna cosa despectiva sobre los haitianos, más allá de decir que Haití es, obviamente, un país muy pobre y con muchos problemas”.
Pero, poco después, el senador demócrata Rick Durbin, quien participó de la reunión, dijo que Trump efectivamente se refirió a “países de mierda” y que además lo hizo reiteradamente. Trump “tuiteó esta mañana negando que utilizó esas palabras. No es verdad. Él dijo esas cosas llenas de odio, y las dijo repetidamente (…) Hizo esas declaraciones viles y vulgares, llamando a esas naciones países de mierda”, se lamentó Durbin.
Diversas fuentes señalan que Trump se refería a naciones africanas, Haití y El Salvador. “¿Por qué todas estas personas de países de mierda vienen aquí?”, habría dicho Trump, para añadir que quería inmigrantes de países nórdicos, como Noruega.
Indignación global.- En pocas horas, el asunto se transformó en un escándalo internacional y generó una fuerte oleada de indignación. En Ginebra, el portavoz del Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville, dijo que “si se confirman, son comentarios escandalosos y vergonzosos por parte del presidente de EU. Lo siento, pero la única palabra que se puede utilizar es ‘racista'”, dijo. Según Colville, lo que trasuntan esos dicho es “el peor lado de la humanidad, validando y alentando el racismo y la xenofobia”.
En Puerto Príncipe, el gobierno de Haití emitió una enérgica nota en la que consideró “inaceptables” las palabras “odiosas y abyectas” de Trump, por considerar que reflejan “una visión simplista y racista completamente equivocada”. Por su parte, en Adis Abeba, la Unión Africana condenó las declaraciones “hirientes” y “perturbadoras” del mandatario. “En mi opinión, no es solamente hiriente para las personas de origen africano en Estados Unidos, sino también para los ciudadanos africanos”, dijo a la AFP Ebba Kalondo, portavoz del presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki.