Tsipras se aleja de su pasado y de la izquierda europea

Greek Prime minister Alexis Tsipras debates the future of Europe with parliament members and commissioners at the European Parliament in Strasbourg, eastern France, Tuesday Sept.11, 2018. (AP Photo/Jean-Francois Badias)
Greek Prime minister Alexis Tsipras debates the future of Europe with parliament members and commissioners at the European Parliament in Strasbourg, eastern France, Tuesday Sept.11, 2018. (AP Photo/Jean-Francois Badias)

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, se aleja cada vez más de su pasado y de las posiciones de izquierda en materia fiscal y ahora se propone rebajar el Impuesto de Sociedades desde el 29% al 25%, el mismo tipo nominal que otros países como España.
“Su filosofía ahora es que hay que promover el crecimiento económico, porque eso es lo que evita la austeridad.
“Tomaremos decisiones que fomenten el crecimiento para nuestra economía y crecimiento significa no más austeridad”, aseveró el griego repitiendo siempre que cumplirá los objetivos de control presupuestario.
Tsipras asumió que Grecia tendrá no ya un déficit, sino un superávit primario -el que no contabiliza los gastos financieros del servicio de la deuda- del 3,5% anual hasta 2022.
prometió “no repetir los errores del pasado” y “respetar la senda de consolidación fiscal”, es decir, el ajuste presupuestario. Tsipras quiso tranquilizar a los que sospechan que, tras salir Grecia del programa de rescate volverá a las andadas de incrementar el déficit y la insostenible deuda que ya acumula.
“La salida de Grecia del último programa de ajuste presupuestario no implica que nuestro país vuelva al pasado, todo lo contrario. Estamos decididos a no repetir los errores y el comportamiento que nos llevaron a esta crisis”.
El que antaño prometía el fin de la Troika y de la austeridad, aseguró: “Vamos a seguir siempre en la senda del equilibrio presupuestario, planteando como prioridad la justicia, el crecimiento y la protección del trabajo”.
Tsipras está incluso anunciando medidas contrarias a las que preconizan otros líderes europeos de la izquierda.


COMENTARIOS