Tu pelo tiene sed

Deberíamos tomar en cuenta el clima para que el pelo no sufra.

Aún no se ha terminado el buen tiempo, pero es hora de ir poniendo remedio a los excesos, descuidos y olvidos sobre el cabello, un tiempo en el que lo abandonamos, pero que puede tener remedio.
La directora médica de la clínica para el cuidado del cabello Svenson, Ángela García Matas, considera que no hacemos un buen tratamiento del cabello si utilizamos los mismos productos, independientemente del lugar en el que nos encontremos, por ello consideran que deberíamos tener en cuenta los factores climáticos para que el pelo no sufra y lograr que esté saludable todo el año.
Pelo postverano. En lugares cálidos las consecuencias nocivas de la irradiación UVB pueden ser de 2 a 5 veces superiores que la irradiación UVA aislada, y “puede llegar a afectar la estructura proteica y condicionar cambios en sus propiedades”, comenta García Matas, lo que vuelve el cabello más frágil y quebradizo.
La exposición prolongada al sol evapora el agua del cabello, provoca que se deshidrate y esa sequedad hace que el cabello se muestre apagado, al mismo tiempo se produce un aumento del número de lavados del cabello, un abuso contraproducente ya que despoja a tu pelo de sus propiedades y aceites naturales, cambiando la forma natural de la cutícula capilar.

Tu pelo tiene sed. Por todo ello, cuando nos encontremos en lugares calurosos García Matas aconseja “utilizar un champú nutritivo”, que ayude al cabello a recuperar su “cuerpo, brillo e hidratación”.

Pero recuerda que las vacaciones en lugares húmedos también dañan el pelo, pues la humedad del aire “lo reseca y le vuelve poroso”, lo que se traduce en que se rice el pelo, adquiera frizz o pierda cuerpo, brillo y suavidad.

En lugares con humedad, lo mejor es dejar que el cabello adquiera su forma y tono natural, tratarlo con delicadeza y en lugar de dominarlo, intentar ser su aliado.

Para devolver al pelo su belleza natural, Montibello propone complementos restauradores de los lípidos naturales y proteínas vegetales.


COMENTARIOS