Uber le está dando la vuelta al mundo y tiene al mundo dando vueltas

David Díaz.

Uber está valorada en 50 billones de dólares y es algo así como un sabor agridulce, algunos conductores han visto una opción de ingresos extras mientras que otros lo ven como una competencia injusta, al mismo tiempo mientras algunos usuarios han encontrado un servicio funcional, otros han tenido experiencias poco placenteras. Si por casualidad vives debajo de una piedra y no sabes, te explicare como funciona Uber, es una aplicación que te permite utilizar el servicio de transporte brindado por una persona que no necesariamente es un taxista habitual, Uber cobra a los conductores un por ciento por el uso de la aplicación (25% si se paga en efectivo y un 29% si se paga con tarjeta de crédito), hasta ahora todo se escucha bien.

Esta idea tan simple ha creado una revolución en el mundo tan rápida que no se han analizado las consecuencias de este cambio. Yo particularmente voy por la premisa de que Uber existe porque el servicio de taxi es muy deficiente, a menos que te guste esperar de mas y que te cobren extra, o que te apaguen el aire para que la tarifa sea más barata, o desees escuchar esa historia de cómo al taxista lo dejo la mujer con sus hijos y tuvo que irse de la casa y ahora está empezando de nuevo. Uber te da la opción de un vehículo moderno, confortable con una tarifa más asequible y un conductor un poco menos tosco, más culturizado y preocupado por el servicio porque, ojo, usted al final del viaje lo califica.

La parte buena de Uber es que cualquiera puede ser un conductor, la parte mala es que… cualquiera puede ser un conductor, si tienes licencia y un vehículo en condiciones, te puedes anotar. Entonces no es para que se alarmen, pero, en California el año pasado cuatro conductores de Uber tenían récords criminales que incluían: asesinato, manejo de vehículo bajo sustancias controladas, tráfico ilegal de personas, entre otros.

Uber necesita muchos conductores para funcionar y por eso el proceso para ingresar es tan fácil, el año pasado contaban con más de 160,000 conductores y la proyección a 5 años es que llegue al millón. David, pero eso es lejos allá en Estados unidos, muy bien, veamos lo que ha pasado recientemente en nuestra hermosa República Dominicana sin corrupción ni nada parecido, nada más que una ola de casos de fraudes en la que los conductores, cobraban más de lo que debían tomando rutas más largas, buscando pararse en todas las luces rojas y hasta utilizar imágenes adulteradas del monto a cobrar si se pagaba en efectivo.

Y aunque en un mundo utópico los conductores ganarían buen dinero y por lo tanto no tendrían que recurrir a estas mañas, cada cierto tiempo Uber les paga menos (eso como que te baja un poco el umbral de conductores decentes), este recorte es en parte por la cantidad de oferta de conductores y en otra parte, bueno porque ellos pueden, le recuerdo 50 billones y virtualmente un monopolio en un servicio altamente demandado.

Uber ha venido a dar respuesta a las carencias de una industria en decadencia, la típica lucha entre la industria establecida y la tendencia que desafía las costumbres y si bien ofrece tarifas que son más competitivas que las de un taxi tradicional (cuando no tiene tarifa dinámica) es una opción más eficiente hasta cierto punto, la prueba esta con los más de 340,000 usuarios en nuestro país. Uber es el futuro y el futuro está en Uber, es un servicio demasiado conveniente, pero los consumidores debemos de estar despiertos y saber exigir y aprobar o no lo que es que Uber nos está brindando.