“¡Un abrazo de desagravio a Taiwán!”

HERMINIO ALBERTI LEÓN

PARTE I
“¡¡¡Ay, las cosas de mi país no tienen madre, ni padre, ni abuela que le duelaaaaaaa!!!- grita Píndaro con un gran dejo de tristeza-… “Nuestras autoridades acaban de cantarle el último out en home a las relaciones con una nación que durante varias décadas sólo supo tender la mano a un montón de instituciones que nada más piden y no sueltan…”.
Debajo de una frondosa mata de limoncillo, Píndaro y Herminio se han refugiado para ponerse al día con los acontecimientos que sacuden cada vez más las débiles estructuras de nuestra nación… Con honda preocupación han escuchado en la radio del carro que, de buenas a primeras y porque nos dio la real gana de hacer otros tipos de negocios, decidimos dar la espalda a un país para abrazar la bandera de otro del cual podemos sacar más ventaja en un mediano plazo…
“Oye Herminio –exclama Píndaro- ¿Tú podrías sacar tu computadora del vehículo y traerla pa’cá para sacar unos cálculos?”… Sin hacer muchos comentarios, conociéndolo como le conoce, Herminio da un salto y agarra su equipo tecnológico portátil junto a su celular y rápidamente están armados… “¿Por qué no entramos en el HOY Digital y consultamos desde el 2004 hasta acá, o sea un período de los últimos 14 años, e indagamos cómo se comportaron las donaciones de Taiwán a nuestro país en ese tiempo, para ver cuánto perderemos de inmediato?” –le comenta a Píndaro-…
“¡Entra… entra… no pierdas tiempo!” –exclama Píndaro, mientras Herminio se pone las pilas y empieza a listar los valores y las entidades que se han beneficiado de dichas donaciones-… “Vamos a aclarar a nuestros lectores que, por razones de espacio, nuestro análisis será en dos partes, iniciando con esta primera…”- aclara Píndaro…
Luego de dar un paquete de copy/paste a la data, ambos abren sus ojos espantados… Han entrado los números de las donaciones y, en sólo ese período, el resultado de las donaciones de Taiwán fueron de US313,160,280.47 que dicho en palabras de Píndaro, suena así: “Trescientos trece millones, ciento sesenta mil, doscientos ochenta dólares con cuarenta y siete centavos… lo que equivale a RD$15,470,117,855.22 a la tasa de RD49.40 por dólar… Y que dicho en palabras suena: Quince mil, cuatrocientos setenta millones, ciento diecisiete mil, ochocientos cincuenta y cinco pesos, con veintidós centavos… ¡Eso no es un rulo! –sentencia, y agrega- Y lo grande es que del montón de instituciones que se han beneficiado de todo ese dinero, ni uno ha expresado su agradecimiento a quien le tendió la mano para chupar de ese cajuil… ¡Qué pena que nuestra educación sea tan escasa!”.
“¿Y cómo funcionó todo ese tinglado durante esos años? –pregunta Herminio-… ¡Porque son muchos cuartos en sólo 14 años!… ¿Y entonces los años anteriores que no hemos investigado?… UFFFFF… ¡Si eso es a esa nación tan organizada y cuidadosa de sus detalles… ¿Qué nos espera a nosotros?”.
“Mira Herminio –expresa Píndaro-, Mientras el hacha va y viene y antes de que los chinos nos arranquen la cabeza con sus negociaciones aventajadas, por lo menos vamos a tratar de que este grupo de beneficiarios del enorme monto de dinero que ha rodado por el país, tenga la amabilidad de agradecer públicamente ese magnánimo gesto… Y, voy a empezar: En el 2004, el Banco Agrícola se benefició con US1,000,000.00, como parte del monto anual que desde el 2000 venía otorgándole Taiwán para que ellos pudieran crear unos 10,000 empleos en el Programa de Apoyo al Desarrollo de Empresas Rurales (PADER)… Durante ese mismo año, mientras donaban ciento cincuenta mil dólares al Estado para los afectados por el desastre de Jimaní, el Instituto Tecnológico Las Américas (ITLA) recibía US8,000,000.00, más una planta eléctrica Caterpillar de 500 kilos y 10 furgones de equipos para un nuevo edificio de la institución…”.
“Espera… espera… -exclama Herminio-… ¿Y ahí mismo, en el 2005, no fue el lío de la donación de arroz?”… “Efectivamente –afirma Píndaro-, Si ves aquí en esta publicación de enero de ese año, Taiwán donó al país 222,000 quintales de arroz a través del Plan Social de la Presidencia, para ser destinados a familias de escasos recursos económicos… Ese arroz entró por el Puerto Multimodal Caucedo y luego de un tiempo almacenado reapareció, como de la nada, en varios negocios del Mercado Nuevo de la capital, a precios de RD$10.00 y RD$11.00 la libra… Lo único que se puso en claro fue que canales informales de abastecimiento suministraban el cereal que estaba supuesto a otros fines… Para julio, entregan US1,000,000.00 a la Secretaría de Educación Superior, Ciencia y Tecnología para el programa de becas y garantizan US10,000,000.00 para los próximos 10 años… En octubre de ese mismo año, un nuevo ingrediente echa leña al fuego al publicarse la noticia de que el titular de salud reclamaba dos millones y medio para poner a funcionar de nuevo el nuevo hospital en Azua, que había sido recién donado por Taiwán… A pesar de todos estos pesares, ese país tuvo el gesto de donar a la Cancillería unos US215,000.00 para que se pudiera instalar una nueva planta eléctrica de emergencia…”.
“Herminio- exclama Píndaro-, vámonos e invitemos a nuestros lectores a seguir estas informaciones en nuestra próxima entrega… ¿Qué te parece?”… Y, así ha sido… Nos vemos en quince días…


COMENTARIOS