Un año de coerción para mujer vinculada a secuestro y asesinato de pareja

Rivero Boyer

Un tribunal de San Pedro de Macorís impuso medidas de coerción a un grupo de personas encabezada por la ex pareja de un hombre, a quien se acusada de asesinarlo a través del secuestro, amordazamiento y asfixia mecánica en el municipio de Ramón Santana de esta ciudad.

La Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente dictó año de prisión preventiva en contra de la ex pareja de Rivera Boyer, Ángela Álvarez (Lila), y los implicados Rafael Vásquez Morla (El Mudo) y Raymundo Salas, así como tres meses de reclusión a Juan Donato Santana Polanco (Mingolo).

Además, el juez del tribunal Francisco Arias, impuso medidas de coerción consistente en una garantía económica de RD$300 mil, por medio de una compañía aseguradora, contra Lorenzo de la Cruz Mota (Zapatero) y Zacarías de León Gorís.

Conforme a lo establecido por el Ministerio Público, el crimen de Boyer, de 30 años, se habría producido luego de que Ángela Álvarez, de 40 años, se enterara de que había obtenido un visado norteamericano de 10 años.

Indicó que a los imputados se les atribuye la violación de los artículos 265, 266, 295, 296, 297, 298, 302 y 303 del Código Penal Dominicano, que sancionan los delitos relacionados a la asociación de malhechores, el asesinato y la tortura, así como el artículo 1 de la Ley No. 583 sobre Secuestro.

El Ministerio Público informó que continúa investigando este hecho que ha consternado a San Pedro de Macorís y al país, al tiempo que prometió reunir las pruebas que les permitan obtener una sanción acorde a la comisión del crimen.

La coerción de prisión preventiva deberá ser cumplida en los centros de corrección y rehabilitación de Najayo Mujeres, en San Cristóbal; San Pedro de Macorís y la Penitenciaría Nacional de La Victoria.

Desde el miércoles 21 de febrero del presente año, Rivera Boyer salió a tempranas horas de la mañana a entregar un supuesto pedido de mercancías en la parada de guaguas de San Pedro de Macorís hacia La Romana.

Desde entonces, no se supo del paradero de la víctima hasta días después cuando fue encontrado su cadáver en un cementerio del municipio de Ramón Santana.